Al enemigo le encanta verte débil y frustrado para aprovechar de hacerte caer ¡ora y resiste!

Los momentos de debilidad, cansancio, frustración y fracaso de los seres humanos son los momentos favoritos por el enemigo; él quiere verte justo así, en tu punto más débil para entrar de a poco en tu mente y hacer de las suyas, por eso: ¡ORA Y PIDELE FORTALEZA AL SEÑOR!.

«Estén alerta y oren para que no caigan en tentación. El espíritu está dispuesto, pero el cuerpo es débil» [Mateo 26:41]; En este versículo nuestro dios te recuerda el poder de la oración, el poder que tiene Jesús en nuestras vidas si creemos en él; y también te recordamos que pasar por estos momentos de debilidad son totalmente normal, y lo que los diferencia es lo que hacemos con ellos y cómo actuamos ante ellos.

Por eso la palabra te dice: descansa en el Señor, confía en él y mantente en conexión con él, sin dejarle ni un solo espacio al enemigo; pues es en estos momentos de debilidad cuando más estamos tentados a caer en lo que satanás nos ofrece.