¿Realmente estoy amando a Jesucristo? Si andas como Él

Para estar eternamente con Jesucristo es necesario que lo ames y te consideres a ti mismo como uno de sus verdaderos amigos. Ese es el tipo de relación que debemos tener con Jesús. Él ha preparado y abierto el camino para nosotros, sumado a eso nos ofrece el Espíritu Santo como una ayuda, como un Consolador. Para amar a Jesucristo es necesario cumplir Sus mandamientos negando nuestra propia voluntad y jamás ceder al pecado de manera consciente. Jesús nos dará todo el poder y la ayuda que necesitamos para esto si nos entregamos completamente a Él.

“Si me amáis, guardad mis mandamientos… El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama… El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él”.  Juan 14:15-24

“…Por esto sabemos que estamos en él. El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo”. 1 Juan 2:5-6

No podemos decir que amamos a Jesucristo si no renunciamos a nuestra propia voluntad y guardamos Sus mandamientos. Si andamos por la vida de esta manera, en realidad a quien amamos es a nosotros mismos, y no a Jesús. Amar a Jesucristo no es solo nombrarlo. La Biblia nos dice que no todo el que le dice SEÑOR, SEÑOR entrará en el reino de los cielos, sólo el que hace la voluntad del Padre. Entonces asegurémonos de no ser de los que invocan a Jesús, y a la vez hacen el  mal apartando Sus mandamientos. El Apóstol Juan nos explica que el que dice que conoce a Jesús, y no guarda Sus mandamientos es un mentiroso.

Seguir y amar a Jesucristo es cumplir Sus mandamientos, y si realmente lo amamos, se nos hará fácil cumplirle. Es fácil saber cuales son Sus mandamientos, leyendo Su vida los encontramos. En la Biblia Jesús nos enseña que;

“Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas”. Mateo 22:37-40

Por otro lado Dios nos promete que si guardamos Sus mandamientos y lo amamos realmente nos hará reposar con alegría y un verdadero gozo que el mundo jamás nos lo dará.

“Antes bien, como está escrito, cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman”. 1 Corintios 2:9

Todo esto nos enseña que necesitamos aprender a guardar todos los mandamientos de Jesús si queremos heredar junto con Él; si anhelamos ser felices y libres dentro de todo lo que se nos aparece en el camino de nuestra vida.

Cumplidores Versículos de la Biblia que animan a la obediencia a Dios

Cada quien, personalmente, conoce cómo es su relación con Jesús. Y si no hemos hecho bien las cosas, entonces podemos tomar una nueva decisión para cambiar el rumbo en el que estamos viviendo y desde ese instante comenzar a amarlo realmente; así como Él nos amó primero.

«Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”. 1 Juan 2:15-17