¿Cómo comparto el Evangelio? La salvación por la Fe

Compartir las buenas nuevas del Evangelio de Jesucristo es un principio esencial de la fe cristiana. En la Biblia encontramos la palabra de Dios que explica un poco como debemos proclamar el Evangelio;

«Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado». Marcos 16:15 –16

«Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo». Mateo 28:19

«Así está escrito… que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones». Lucas 24:46 –47

Existen cuatro Leyes Espirituales que de cierta manera te ayudan a compartir el Evangelio de salvación disponible por la fe en Jesucristo. Con las cuatro leyes podrás planificar la importancia del Evangelio.

Para predicar el Evangelio nos encontramos con la primera ley Espiritual y es que Dios te ama y tiene un plan maravilloso para tu vida. Así lo señala Juan;

«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna». Juan 3:16

«He venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia». Juan 10:10

Una herramienta ideal para experimentar y compartir el evangelio de Dios sin que nada te lo impida.

Como segunda Ley Espiritual nos encontramos con que la humanidad hoy en día está aún más contaminada por el pecado, y debido a eso está alejada de Dios. Eso significa que nos perdemos del magnífico plan de Dios para cada uno de nosotros. El Evangelio de Pablo en su carta a los Romanos nos da la información;

«Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios». Romanos 3:23

«Porque la paga del pecado es muerte». Romanos 6:23

A la vez Pablo nos advierte las consecuencias de pecar. Dios nos creó para que estuviéramos siempre en comunión con Él. Pero llegó el pecado al mundo, el cual abrió una brecha entre el Padre Celestial y el hombre. Al pecar pisamos esa maravillosa con Dios. ¿Pecarías? yo no..!! por nada del mundo me pierdo estar con Dios.

Ahora nos encontramos con la tercera Ley Espiritual;  el Evangelio de Jesucristo es la única arma de Dios para combatir al pecado. Por medio de Cristo, nuestros pecados pueden ser perdonados y se restaura una verdadera relación con Dios. El Apóstol Pablo en su carta a los Romanos nos narra;

«Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros». Romanos 5:8

A la vez el Apóstol amado nos explica lo que necesitamos saber y creer para ser salvos;

«…que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras, y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras…» 1 Corintios 15:3-4

El Evangelio de Juan habla que el mismo Jesús afirma que Él es el único camino a la salvación;

«Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí». Juan 14:6

¿Cómo agrado a Dios? 5 Actitudes fundamentales para llenarte de su gracia

Sembremos nuestra fe en Cristo como el único Salvador, y así ser salvos, además conoceremos el estupendo plan de Dios para nuestra vida. El Apóstol Juan lo describe así;

«Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios». Juan 1:12

Los Evangelios de cada Apóstol en la Biblia nos dejan claro que solo el que cree en el Señor Jesucristo es salvo, solo por la gracia de Dios y a través de la fe en Cristo.