¿Cómo conozco realmente a Dios? Acéptalo como tú Salvador

Conocer realmente a Dios empieza por aceptar que Él es nuestro Salvador, que sin aceptar el sacrificio de Jesús en la cruz, estamos muertos en el pecado. Y alguien muerto, de ninguna manera puede ingresar a la vida para conocer a otra persona. Entonces si aceptamos la gracia de Cristo por medio de la fe, logramos empezar a conocer realmente a Dios. Lo grandioso de ser salvo no es sólo evitarnos estar eternamente en el infierno, sino vivir una vida en y con Cristo. Además estamos invitados a la comunión con Dios porque pasamos a formar parte su familia.

«Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con Jesús, perdonándoos todos los pecados,». Colosenses 2:13

Luego de ser salvos, empezamos a conocer a Dios cuando escuchamos o leemos lo que dice de Él mismo. Aunque en esta vida no podemos conocer plenamente a Dios, sí lo podemos conocer en parte. Nuestro Padre Celestial nos ha dado a conocer ciertas cosas sobre Él mismo. Todas esas cosas reveladas las encontramos en Su Palabra dada en la Biblia. Y en Su Palabra encarnada en Cristo Jesús. Otra manera de ver esas cosas reveladas es en Su creación, en todo los que nos rodea cualquiera lo puede ver y testificar. A cada Cristiano, al buen Cristiano, al que lo demuestra con obra, el Señor les ha entregado al Espíritu Santo, quien nos guía  para que entendamos la Palabra de Dios y percibir las cosas que Él nos revela.

A parte de leer las Sagradas Escrituras, también podemos participar en cosas como la oración, el compañerismo y la adoración. El principal anhelo de Dios es estar constantemente en una relación íntima con cada uno de nosotros. Esa relación la podemos sembrar como cuando lo hacemos con cualquier otra persona; a medida que pasa el tiempo, conversando, compartiendo cada uno nuestro corazón. ¿Cómo? Estudiando la verdad de Su Palabra y también poniendo atención a nuestras experiencias.

Dios nos enseñó en Su Palabra que le podemos pedir que sea nuestro guía cuando la necesitemos, en cualquier momento, pues Dios está ahí para escucharnos y ayudarnos. Jesús dijo:

«Así que yo les digo: Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá la puerta. Porque todo el que pide recibe; el que busca encuentra; y al que llama, se le abre». Lucas 11: 9-10

Dios nos ha invitado a buscarlo y lo podemos hacer con valentía, sobre todo con humildad para así alcanzar Su gracia y misericordia en cualquier circunstancia que la necesitemos.

Citas de la Biblia para Bendecirte cuando obedeces a Dios

Otra manera de lograr conocer a Dios es cuando le obedecemos. La Palabra de Dios dada en la Biblia nos enseña que si permanecemos en Cristo; Él permanecerá en nosotros. Cuando conocemos a alguien podremos saber que le gusta y que no, y eso llevará a la obediencia. Cuando obedecemos a Dios, a la vez experimentamos Sus Bendiciones, las que nos tiene guardadas, porque sus mandamientos son para nuestro bienestar.

«Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.  No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé». Juan 14-16