¿Cómo debo vivir mi vida a la luz del regreso de Jesucristo? Como si fuera el último

Estamos seguros que el regreso de Jesucristo es inminente, o sea, puede suceder en cualquier instante Su regreso. Al igual que el Apóstol Pablo, nosotros procuramos “la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro Dios y Salvador Jesucristo”. Tito 2:13. Al Saber que nuestro Padre Celestial puede regresar hoy, algunas personas son tentados a abandonar todo lo que estén haciendo y sólo “esperar” Por Él.

Pero hay un enorme abismo entre saber que Jesucristo podría regresar hoy y saber que Él regresará hoy. Jesús nos explicó; “Nadie sabe el día ni la hora”. Mateo 24:36. El momento del segundo regreso de Jesús es un tema que Dios no ha revelado a nadie, y así, hasta que no nos llame Él mismo, debemos continuar a su servicio. Jesús nos enseña en Su parábola de los diez talentos que; el rey que estaba por ausentarse, enseña a sus siervos: “Negociad, entre tanto que vengo”. Lucas 19:13.

El regreso de Cristo siempre se presenta en las Sagradas Escrituras de la Biblia como un gran animo para actuar, no como un motivo para dejar de hacerlo. El Apóstol Pablo simplifica el arrebatamiento cuando dice;

“Así que… estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano”. 1 Corintios 15:58.

Y Pablo concluye su enseñanza sobre el regreso de Jesucristo diciendo; 

“Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios”. 1 Tesalonicenses 5:6. 

Retroceder y “cuidar el puesto” nunca fue la intención de Jesús para nosotros. En vez de eso, trabajemos y sirvamos a Dios mientras podamos. “…la noche viene, cuando nadie puede trabajar”. Juan 9:4.

Así los Apóstoles vivieron y sirvieron a Dios siempre pensando que Jesús podría regresar en cualquier momento mientras estuvieran vivos. Sí hubieran abandonado su trabajo y se hubieran puesto a esperar nada más; seguro estarían desobedeciendo a su gran misión que Jesús les encomendó de “ir por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura”  Marcos 16:15, y el evangelio nunca se hubiera podido esparcir.

Versículos gloriosos de la Biblia que Jesús dejó para transformarnos

Los apóstoles comprendieron que el regreso inminente de Jesucristo representaba que ellos debían ocuparse de la obra de Dios. Por eso vivieron su vida al máximo, como si cada uno de los días fuera el último. Así como los Apóstoles debemos vivir cada día como si no vinieran más y glorificar a Dios en cada instante del día.

«Estando convencido precisamente de esto: que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús». Filipenses 1:6                                                                                                              Hermanos sigamos sirviendo a Dios, prediquemos su palabra cada instante de nuestras vidas, para cuando Jesús esté de regreso vea que fuimos fieles a Él.