¿Cómo enseño la Biblia a mis hijos? Secretos infalibles

Enseñar la Biblia a nuestros hijos desde muy temprana edad es todo un tesoro. Lo niños cuando aprenden algo desde pequeños es muy difícil que se les olvide de grandes, por eso la Biblia debe ser algo que de niños memoricen seguido.⁣ Ellos lo imaginan todo, por eso sería una excelente estrategia jugar con la imaginación si queremos que memoricen versículos de forma continua.

«Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos, sino críenlos según la disciplina e instrucción del Señor». Efesios 6:4

Como buenos padres cristianos siempre buscamos la manera de enseñar regularmente la Biblia a nuestros niños, de exponerlos a la Palabra viva de Dios. Seguro piensas lo mismo ¿No? Nuestros hijos necesitan escuchar a Dios, ese es el anhelo de nosotros los padres y que la escuchen atentamente. Sin embargo se nos dificulta un poco a causa de los múltiples compromisos diarios que tenemos, los niños tienen la energía sobrecargada, y la lectura de la Biblia a menudo lucha contra el canal de Disney, Legos, y la más reciente aplicación de teléfono.

Vídeos Cristianos de canciones infantiles que bañarán de fe y bendiciones a tus hijos

Una de las cosas que podemos aplicar es escoger una hora y un lugar regular para la lectura de la Biblia. A menudo los niños les gusta tener una rutina, siempre lo piden, un juego antes de cualquier actividad, por ejemplo. Siempre es bueno involucrar a los hijos en la lectura de la Biblia de manera especial, regular, planeada y priorizada. 

Podrías leer la Biblia con ellos antes de ir a dormir. Puede ser una historia bíblica y compartir opiniones para luego orar. Seguro el día que te tardes un poco en hacerlo, lo anhelarán y te lo pedirán. Cuando ya estén grandes verás como lo hacen solos. Además esa lectura les refresca la mente y la Palabra de Dios los hará descansar como unos corderitos.

«Instruye al niño en el camino correcto,
y aun en su vejez no lo abandonará». Proverbios 22:6

Es recomendable leer historias cortas, sabemos que las Sagradas Escrituras son poderosas, pero es bueno entregárselas de a poco. Entonces puedes elegir pasajes de la Biblia cortos, que sean manejables, elegidos sobre una base de criterios bien pensados. Comenzar con el libro de Génesis es una buena opción para enseñar la Biblia, hazlo así en secuencia. El secreto es no apresurarse, y pensar con antelación sobre los pedazos adecuados para cada día.

¿Los hijos siempre son una Bendición de Dios? Lo que dice la Biblia

Si el pasaje bíblico del día es solo un capítulo, eso puede ser suficiente para que tú pequeño hijo se impregne de la gracia de Dios. A pesar de que escojas un corto pasaje bíblico, es muy importante que te detengas a menudo en el camino, explicar cosas, haz gestos exagerados; si quieres referirte a algo grande, extiende lo más que puedas los brazos. Cuando hables del amor de Cristo, abrázalos. Hazles preguntas apropiadas a su edad, de esa manera podrás medir la comprensión, y asegurarte de que tus hijos están siguiendo y captando lo que el pasaje está diciendo.

«Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando. Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes». Deuteronomio 6:6-7

La Palabra viva de Dios es el mejor regalo que les podemos dar a nuestros hijos diariamente.  Completa ese regalo con la oración, cuando nuestro Padre Eterno los escuche, con toda seguridad les cumplirá.