¿Cómo escucho la incomparable voz de Dios? Por Su Palabra

La voz de Dios la podemos escuchar en cada área de nuestras vidas, sólo invítalo. Además tenemos la herramienta perfecta de vida que es la palabra escrita: La Biblia. Dios inspiró hace miles de años a hombres sabios y dignos la posibilidad de plasmar los milagros y la historia del pueblo de Israel, también los mensajes de Dios a sus hijos por medio de pergaminos, tablas y cartas que, aunque fueron escritos en épocas distintas, todas unidas componen un conglomerado congruente y fiel a la historia y al carácter de Dios.

¿Como empiezo a leer la Biblia? Como todo buen Cristiano

Escuchar la voz de Dios

Principalmente Tener el corazón dispuesto; comienza con entregar en oración un tiempo a Dios y aceptar en tu corazón no solo la palabra de Dios empieces a leer, sino también escuchar con oído espiritual, medita en la palabra e interpretala para ponerla en practica.

Te invito a hacer esta oración;

“Mi Padre Celestial, ya conoces mi deseo de aprender de ti y escuchar tu voz. Por eso te entrego este tiempo, quiero leer tu palabra y que se quede en mi corazón. Te pido me des sabiduría y entendimiento para poder tomar de cada palabra lo mejor, guardarlo en mi mente y recordarlo en el momento que más lo necesite. Amén”. Podrías agregar algo si quieres.

Medita los Evangelios

Por medio de los evangelios de los Apóstoles Mateo, Marcos, Lucas y Juan podrás escuchar la voz de Dios, pues en ellos encontrará la historia de Jesús en la tierra, sus múltiples enseñanzas que impartió durante su ministerio por los pueblos del mundo y el sacrificio que hizo por toda la humanidad en la cruz.

Empezar por los evangelios es porque ahí está la base de la razón de la existencia humana, es la historia trágica y al mismo tiempo conmovedora, la que nos da esperanza, perdón y la que nos hace entender el gran amor de Dios por nosotros. A través de los Evangelios nos acercamos al corazón de nuestro Padre eterno.

Y si ya has leído la Biblia, quizás en algún momento de su lectura de repente te encuentras con un pasaje que parece salirse de la página, ¿Te ha pasado?, bueno; podría ser que Dios lo colocó ante ti en ese momento exacto para que puedas ser profundamente impactado por él.

Entonces tómate esos momentos con calma y medita en las palabras que Dios te está hablando claramente. Podrías pensar en esas palabras algún tiempo y escribirlos para que los leas en cualquier otro momento hasta que te lo memorices. Deja que las poderosas palabras de Dios se derramen en ti continuamente durante cualquier etapa de tu vida en la que te encuentres.

No pretendas leer toda la Biblia rápidamente, así no vas a escuchar la voz de Dios, si lees muy rápido las escrituras no podrás ver el mensaje importante que Dios te tiene. Mi sugerencia es que leas pocos capítulos, pueden ser 2 por día, de esa manera meditas bien su palabra, memoriza algunos versículos, y piensa en ellos durante el día, así vas escuchando la voz de Dios.

Hazlo con alguien más

Es como si empezaras una dieta o ir al gimnasio, seguro lo haces junto con alguien, bien, de esa misma manera puedes leer la Biblia para escuchar la voz de Dios, como en el caso de la dieta y gimnasio; si desmaya alguno, el otro lo alienta a seguir, ¿si?.

Así le sucedió a Moisés cuando alzaba sus manos al cielo para que Dios les ayudara a librar la batalla; Éxodo 17:11-13, al momento que Moisés se cansaba, Aarón y Hur lo sostenían para apoyarlo en su cansancio y no dejar de tener el favor de Dios; así podemos buscar compañeros de batalla que sostengan nuestros brazos al cielo y no dejar de buscar la guía y el favor de Dios a través de su palabra.

Quizás hay momentos que nos alejamos de la palabra por x circunstancia, pero lo que no debemos es apartarnos para siempre porque es la palabra de dios que nos saca de los momentos oscuros sembrando su palabra en nuestra mente y corazón. De esa forma regresa la esperanza en Dios y nos anima a seguir.

¿Dios está siempre conmigo? Versículos que lo afirman

Bueno; ¡ánimo! que si puedes escuchar la voz de Dios. Como te explique en este articulo lo puedes experimentar a través de su Palabra porque siempre está allí a nuestro alcance, recuerda regresar a ella con un corazón dispuesto, Dios desea que escuches su voz.

Escríbenos…y cuéntanos como te fue al escuchar la voz de Dios…