¿Cómo gano la Vida Eterna? Amando al Prójimo

La vida Eterna es el máximo y único bien que anhelamos todos los seres humanos. La Biblia nos relata cuando una persona motivado por su duda de como podría alcanzar la vida eterna, le pregunta a Jesús que debe hacer. Jesús le dice la verdad y sin rodeos que lo esencial es amar a Dios por encima de todo y lo podemos demostrar amando al prójimo como así mismo. Jesús como siempre demostrando su sabiduría le respondió con una parábola;

«Y he aquí un intérprete de la ley se levantó y dijo, para probarle: Maestro, ¿haciendo qué cosa heredaré la vida eterna? Él le dijo: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees?Aquél, respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo.Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás…

…Pero él, queriendo justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo? Respondiendo Jesús, dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto.Aconteció que descendió un sacerdote por aquel camino, y viéndole, pasó de largo. Asimismo un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole, pasó de largo…

…Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia;y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó al mesón, y cuidó de él. Otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo: Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese. ¿Quién, pues, de estos tres te parece que fue el prójimo del que cayó en manos de los ladrones?Él dijo: El que usó de misericordia con él. Entonces Jesús le dijo: Ve, y haz tú lo mismo». Lucas 10:25-37

La justicia divina se basa en amar a Dios sobre todas las cosas, pues es Dios quien nos las da y nos las conserva al mismo tiempo que nuestro preciado tesoro; la vida. Cuando agradecemos con testimonios las infinitas Bendiciones de Dios demostramos nuestro amor por Él.

¿Por qué Jesucristo dio su vida por la Humanidad?

Sería injusto y mortal ingratitud amar las cosas más que a Dios, quien es el que las da. Ser agradecidos es la demostración más autentica del amor a Dios. Esa demostración es el pasaje a la vida eterna y a la multitud de Bendiciones que nos tiene guardadas. 

Por su parte amar al prójimo como a nosotros mismos, viene adjuntada al amor a Dios, pues Dios ama a cada uno de Sus hijos, entonces el prójimo es mi hermano y es digno de amar así como nuestro Padre nos ama. Es imposible no amar a quien nos ama. 

“Este es mi mandamiento; Ámense unos a otros como yo los amo”. Juan 15:12

Jesús dio Su vida por cada uno de nosotros, que mejor demostración de amor que esa. Entregar la vida por amor la salva eternamente. Dios nos da vida eterna amando, así quedó demostrado con Jesús.

Amemos al prójimo para reflejar lo que Dios nos ha enseñado. Cuando ayudamos a nuestro hermano, también lo encaminamos a la vida eterna. Como Jesús nos da a entender:

“¿De qué le vale al hombre ganar todo el mundo, si al final se pierde a sí mismo?”. Mateo 16:26

Al amar al prójimo estamos demostrando que somos buenos Cristianos y alcanzamos a Dios ganando la vida eterna en Él. Pues en nuestro hermano está Dios brindando la oportunidad de reflejar Su misericordia y amor a cada uno de nosotros.

“Vengan, Benditos de mi Padre a poseer el reino preparado para ustedes, pues tuve hambre, sed, estaba desnudo, enfermo, encarcelado, y ustedes me socorrieron”. Mateo 25:34 

Las Bendiciones de Dios son infinitas, ama al prójimo como nos ordenó y recibiremos la mayor promesa de Dios; la vida eterna.