¿Cómo logro qué Dios RESPONDA mis oraciones?

La Biblia nos enseña que Dios se preocupa profundamente por cada uno de nosotros, y quiere que lo busquemos en oración. Sin embargo muchas veces pensamos que no nos escucha, que no responde nuestras oraciones. Pero la Palabra sabia y eterna del Señor te guía para que logres que te responda sin ninguna duda.

“Escucha, oh Eterno, mis palabras; Considera mi gemir. Está atento a la voz de mi clamor, Rey mío y Dios mío, Porque a ti oraré”. Salmo 5:1-2

La Biblia siempre nos ha enseñado que Dios ya conoce nuestras necesidades antes de pedirlas, sin embargo, cuando le preguntamos le mostramos a nuestro Padre que en realidad tenemos la necesidad de hacerlo, de que realmente queremos Su ayuda ante cualquier petición. Pidiéndole, Dios entenderá lo importante que es Él para nosotros. Y por supuesto, Dios sabe diferenciar las oraciones repetitivas, habituales y persistentes, fervientes y oraciones sinceras.

La clave fundamental para que Dios responda tus oraciones es hacerlo con fe ferviente, de corazón y mente de que te va a escuchar. La Biblia nos explica que cuando te falte sabiduría, sin duda pídela a Dios, pues es quien da sin reproche y en abundancia, pero la esencia es pedir con fe, sin dudar. La duda hace que Dios no le provoque ayudar, «porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra», así nos enseña la Biblia.

La fe es el pilar de toda oración, la fe en las promesas de Dios, en que cuando Dios las ha hecho, tenemos la certeza de que Dios siempre cumple lo que promete. La Biblia nos da el ejemplo de Abraham cuando Dios le dijo que tendría un hijo en su vejez;

“Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido”. Romanos 4:20-21

La Biblia nos regala otra clave para que Dios responda tus oraciones. Esa clave la encontramos en el evangelio del Apóstol Juan en donde dijo que;

“Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho”. 1 Juan 5: 14-15

La voluntad de Dios no es algo místico, inescrutable. Dios revela Su voluntad a lo largo de todas las páginas de la Biblia. La Biblia es la Palabra viva de Dios, que explica cómo Él quiere que vivamos. La voluntad de Dios es que vivamos conforme a Su diseño de la vida humana y de esa manera poder ser felices. Es la voluntad de Dios que entendamos la verdadera intensión de la vida y lo que Él está haciendo cuando nos da acceso a ese conocimiento. Es la voluntad de nuestro Padre Celestial que solicitemos las miles de promesas que nos ha dejado en su Biblia.

¿Cual es la Importancia de la Oración en mi vida como Cristiano?

El Padre Nuestro es un fiel ejemplo de las promesas de Dios; en ella nos enseña a pedir el pan de cada día; es decir; que provea las necesidades. Perdona nuestras ofensas; los pecados. No nos dejes caer en tentación; nos ayuda a estar alerta para evitar situaciones que conduzcan al pecado. Y  líbranos de todo mal; nos ayuda a superar las influencias de Satanás en nuestra vida. En fin existen muchos pasajes de la Biblia donde nos muestran las inmensas promesas de Dios, tendría que usar mil artículos para mostrarlos.

Si sientes que Dios no ha respondido tus oraciones, no te afanes, quizás está esperando el momento adecuado cuando en realidad lo necesites. En algunos casos Dios está respondiendo; Sí. En otro; Sí, pero espera un poco. Y algún otro; No; pero ten la certeza que te tengo algo mucho mejor. Recuerda que Dios anhela nuestro Bienestar, anhela que prosperemos en todo, salud, armonía y todo lo bueno en abundancia.

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿¡cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan!?”. Lucas 11: 9-13