¿Cual es la importancia de la Biblia para los seres humanos?

Importancia de la Biblia para los seres humanos. La Biblia en consecuencia es una guía en la vida de la Fe cristiana y, además, es el pasaje a un crecimiento fundamental en la gracia de Jesucristo. Y la que permite conocer la obra y gracia del Señor, sumergirse en su vida y en lo que él pretende que llevemos la nuestra aquí en la Tierra para lograr la felicidad y la plenitud.

Es una obra especialmente espiritual e importante por ser considerada por los cristianos como el resultado de la inspiración divina, y la interpretan como la manera que tuvo Dios de revelarse a sí mismo y manifestar su voluntad de salvación de la Humanidad, además de su carácter y atributos. Para los creyentes cristianos, la Biblia es la principal fuente de Fe y doctrina en Cristo.

Importancia de la Biblia para la humanidad

La Biblia es importante porque en ella está la Palabra inspirada de Dios, y por medio de la cual Él se comunica con su pueblo y la principal fuente de Fe y conducta que nos guía con toda seguridad al cielo. El Apóstol Juan, uno de sus autores, y quizas el más importante, nos dice que; «el que escucha la Palabra y cree en Dios tiene la vida eterna». Ahí su importancia, porque a través de la Biblia podemos obtener salvación y vida eterna mediante la Fe que las cosas son como allí se describen.

La Palabra de Dios está representada en la Biblia, en eso se basa la importancia que tiene las sagradas escrituras para la humanidad y la Fe cristiana. 

La Fe no nace de la nada, sino en el contexto de escuchar la verdad de Dios revelada en su Palabra. La Palabra de Dios es la semilla que luego de haberse sembrado en el corazón da fruto.  Ninguna alma vendrá al arrepentimiento a menos que se exponga a la verdad revelada en las Sagradas Escrituras.

¿Por qué Jesucristo dio su vida por la Humanidad?

Dios escogió la predicación para salvarnos del pecado, y es un medio excelente.  Es por eso que es tan importante conocer la Palabra para poder compartirla con otros, y así cumplir la gran misión que Jesús nos encargó.

La Palabra de Dios es fiel y verdadera, pero también digna de depositar en ella nuestra confianza. Su Palabra es certera, dada a conciencia, genuina, honesta, nunca falla, es inmutable, no cambia. A la Biblia no hace falta quitarle ni agregarle nada,  por lo mismo sus enseñanzas, preceptos y doctrinas no cambian.

Las Sagradas Escrituras sanan, son la medicina para todas las enfermedades espirituales que nos afligen y en consecuencia también para nuestro cuerpo. Eso se asemeja  como un aceite que Dios derrama sobre las heridas que nos causa nuestro diario caminar en esta vida.

Por medio de la Biblia Dios nos va guiando y nos enseña el verdadero camino que debemos andar para llegar a Él, sin perdernos. Su lectura nos transforma; leer su palabra, sus enseñanzas; haciendo todo con amor y devoción, notaras que Dios comenzara a obrar en ti, hasta hacer crecer y convertir tu corazón. Como dice la Biblia quitará el corazón de piedra y pondrá un corazón de carne.

Su Palabra es eterna y alimenta el alma, nuestro espíritu, el cual necesita llenarse de la Palabra de Dios. Debemos entender que si no nos alimentamos con la Palabra, entonces;  nuestro espíritu puede alimentarse de la mentira y esa no es la voluntad de Dios.

Como un espejo es la Palabra de Dios, un agua cristalina donde al reflejarnos vemos nuestra verdadera condición, pero también es el agua que nos purifica. Día a día nos va lavando, limpiando y transformando hasta llegar la imagen perfecta que quiere Cristo para nosotros.