¿Cuales son los 7 Pecados Capitales y su significado?

¿Cuales son los 7 Pecados Capitales y su significado? Los también conocidos como; «pecados cardinales» o «vicios capitales», constituyen una agrupación y categorización de los errores humanos que; además de ser contrarias a las enseñanzas Cristianas, en función del objeto elegido, del fin que se busca o la intención y de las circunstancias de la acción u omisión, se cometen repetidas veces o habitualmente, oscureciendo la conciencia y distorsionando la valoración concreta de los actos humanos.

Definamos el término «Pecado»; esto vendría siendo el pensamiento, la palabra o la acción aplicada en contra de la voluntad de Dios.

Ahora tenemos el término «Capital» (de caput, capitis, «cabeza», en latín) no se refiere a la magnitud del pecado sino a que da origen a muchos otros pecados, de acuerdo con Santo Tomás de Aquino (II-II:153:4), quien dijo:

«Un vicio capital es aquel que tiene un fin excesivamente deseable, de manera tal que en su deseo, un hombre comete muchos pecados, todos los cuales se dice son originados en aquel vicio como su fuente principal. Los pecados o vicios capitales son aquellos a los que la naturaleza humana está principalmente inclinada».

 

                          Su Origen

Para el año 590 d.C, la plaga de Justiniano acabó con la vida de Pelagio II, y entonces fue ahí que Gregorio I se convirtió en el primer monje en llegar al papado. Ya como Papa, termina sus escritos pastorales sobre el Libro de Job, con el título de «Moralia, sive Exposito in Job». En la misma, revisó los trabajos de Evagrio y Casiano acerca de los pecados capitales (Moralia; 31-37) y reelaboró esa categoría, de los vicios del comportamiento.

¿Que significa seguir a cristo en el camino de la Fe?

       Los 7 Pecados Capitales

Empezaremos con; «Soberbia»: En casi todas las listas de pecados, la «Soberbia» (en latín, superbia) es considerado el original y más serio de los pecados capitales, y de hecho, es la principal fuente de la que derivan los otros. Es identificado como un deseo por ser más importante o atractivo que los demás, fallando en halagar a los otros.

Seguimos con;«La Lujuria»: Es el pecado de consentir en pensamientos considerados impuros por su excesiva compulsión sexual. Es la búsqueda desordenada por satisfacer al cuerpo sin límites, la cual puede generar y degenerar en actitudes y procesos deshumanizantes.

También tenemos a; «La Gula»: Es el consumo excesivo, desmedido y sin razón de alimentos así como también bebidas, la glotonería llevada a su máxima expresión. Es el vicio por comer de manera irracional, de forma voraz, lo que conduce a pagar graves consecuencias físicas y sociales.

Aquí está; «La Ira»: Es una emoción no ordenada, ni controlada, de odio y enfado. Estas emociones se pueden manifestar como una negación vehemente de la verdad tanto hacia los demás como hacia uno mismo; puede generar un deseo de venganza, llevando a la persona a tomarse la justicia por su mano; fanatismo en creencias políticas y religiosas, intolerancia generalmente deseando hacer mal a otros.

Encontramos a; «La Avaricia»: Se caracteriza por el deseo con ímpetu de adquirir riquezas y bienes en cantidades mayores de lo que es necesario para satisfacer las propias necesidades, entendiendo por necesidades todas aquellas que procuran el desarrollo integral de una persona.

El  penúltimo; «La Pereza»: Se puede definir como la incapacidad de hacerse cargo de la propia existencia como persona y de las obligaciones espirituales de la fe que practique. La pereza o acidia, trae consigo que las personas descuiden el amor hacia Dios. La pereza, se convierte en tristeza, desgano y aislamiento.

Y por último, pero de igual validez; «Envidia»: Sería como el sentimiento, o pensamiento ante el bien o el éxito de otras personas. Eso se podría asignar también no solo a querer tener lo que otro tiene, sino tratar de que no lo tenga. Sería otro vicio al desear el mal ajeno.

Cometer alguno o todos estos pecados, se estaría postulando para una vida llena de temibles consecuencias, un tormento eterno.