¿Cuando muera me convertiré en Ángel? Te vas para estar con Cristo

Dios creó a los ángeles completamente distintos al ser humano. Un Ángel es un ser especial de Dios que lo ayuda a cumplir Su plan y para ministrar a los seguidores de Cristo. La Biblia no muestra indicios de que un ángel haya sido humano anteriormente, Dios los creó ángeles y eso son. 

«Pues, ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies? ¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?». Hebreos 1:13-14

Como ayudantes de Dios, los ángeles no tienen la necesidad de experimentar la redención que Cristo vino a proveer para el ser humana. El Apóstol Pedro nos describe en la Biblia que los ángeles anhelaban mirar al Evangelio, pero esta experiencia no es para ellos. Si los ángeles hubieran sido humanos, el concepto de la salvación no sería un misterio para ellos, habiéndolo experimentado en ellos mismos. Por su puesto que se alegran cuando un pecador se vuelve a Cristo, pero la salvación en Cristo no es para ellos.

«A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles». 1 Pedro 1:12

En ocasiones, el cuerpo del creyente en Cristo morirá. Entonces lo que ocurre es que el espíritu del creyente se va para estar con Cristo. No se convierte en un ángel. La Biblia nos muestra un interesante caso donde, tanto Elías como Moisés; los reconocieron en el Monte de la Transfiguración. Pero ellos no se habían transformado en ángeles, aparecieron como ellos mismos; aunque glorificados. Los reconocieron Pedro, Jacobo y Juan.

¿Qué es la Muerte? La Palabra viva de Dios te explica

El Apóstol Pablo nos enseña en la Biblia que los creyentes en Cristo están dormidos en Jesús; lo que quiere decir es que sus cuerpos están muertos, pero sus espíritus están vivos. Pablo nos explica en su evangelio que cuando Jesucristo regrese, va a traer a aquellos que duermen en Él y de esa manera sus cuerpos serán resucitados con un nuevo cuerpo, como el de Cristo resucitado, esto para que se reúnan con sus espíritus que vendrán con Él. Cada uno de los creyentes en Cristo que estén vivos en la segunda venida de Jesucristo, tendrán sus cuerpos transformados a la semejanza de Cristo y serán completamente nuevos en sus espíritus, sin tener ya más una naturaleza de pecado.

«Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras». 1 Tesalonicenses 4:13-18