¡Cuidado con los pecados carnales! La biblia explica cómo nacen y cómo evitarlos

El ser humano es carnal, es su naturaleza y es por eso que es expuesto al pecado casi siempre, sobretodo a los pecados de lujuria, pero todo eso tiene un origen y la biblia lo explica: «Pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró acizaña entre el trigo, y se fue; Y cuando la hierba brotó y dio fruto, entonces apareció también la cizaña».

Esto nos explica que estar expuestos al pecado no sucede por casualidad, esto funciona como una semilla implantada en tu mente que va creciendo poco a poco; una semilla que tuvo un origen y que sin darte cuenta abriste la puerta, ningún hombre o mujer de la noche a la mañana decide cometer adulterio o caer en deseos carnales, esto sucede por una razón y por una semilla que posiblemente no te diste cuenta y abriste paso.

Por eso es tan importante la oración, a través de ella podemos mantenernos conectados con Dios, y pedirle que obre en nosotros de manera sobrenatural, que sea él guiando nuestra vida y no nosotros; que sea él controlando tus deseos pues tu no tienes la fuerza para hacerlo. Comparte con quien creas que necesite leer este mensaje, que Dios te siga bendiciendo.