Datos que como buen Cristiano necesitas saber del Salmo 23

En la Biblia aparece el libro de Salmos y es donde está el versículo que nos invita a confiar en Cristo ante cualquier circunstancia. El autor de este Salmo y por ende del libro de los Salmos es David, un personaje de la Biblia, quien aparece en los libros del Profeta Samuel. Su papel más reconocido es que fue uno de los grandes gobernantes de Israel. Específicamente estamos hablando del Salmo 23, a continuación te lo comparto;

«El SEÑOR es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa del SEÑOR moraré por largos días». Salmo 23

David narra en los dos primeros versículos una analogía perfecta de lo que es Dios como nuestro buen pastor, quien cuida y protege a su rebaño de ovejas de manera minuciosa, guiándolas por el buen camino, evitando siempre todos los obstáculos que son peligrosos o de alto riesgo que desvíen o descarrilen al rebaño. Su cuidado incluye el alimento necesario para que estén satisfechas y con bienestar. De esa manera es que Dios nos cuida; como Sus ovejas, que vienen a representar a todos Sus verdaderos hijos, los que buscan protección y alimento espiritual para que les conceda bienestar emocional, fortaleza espiritual y unión entre los fieles.

Vemos con esa afirmación que las ovejas que se descarrilen y se aparten de Dios, no permanecen bajo su cuidado quedando a merced del enemigo. Quien está al acecho representado en los lugares pedregosos y donde, a causa de sus heridas podrán ser atacadas por lobos. Si una oveja se aparta del rebaño, queda alejada del cuido del pastor, y eso la coloca en una posición susceptible a los ataques de los lobos o enemigos. Eso es lo que sucede cuando alguien se aparta de la Palabra de Dios, de la fe, de la oración y la obediencia, el enemigo los ataca fácilmente.

¿Cómo mantengo la CONFIANZA en Dios? Aférrate a Cristo

Jesucristo es nuestro buen pastor, Él ha dado su vida para nuestro bienestar y protección. La presencia de Dios estará en cada uno de nosotros, en cada familia, en cada matrimonio y en cada hijo cuando unidos en oración lo hagan por su bienestar haciéndolo de corazón y humillados al Señor para recibir Sus Bendiciones. Como Dios Padre enseñó a Jesús a orar, así también debemos enseñar a nuestros hijos a orar para que estén al cuidado de nuestro Padre Celestial. De esa manera no quedarán expuestos al acecho del enemigo que lo único que quiere es alejarnos del maravilloso plan de Dios.

Permite que el Salmo 23 te acompañe siempre; al momento de orar por alguien, alguna enfermedad, lee el Salmo 23 porque a través de él, podrás sentir la presencia de Dios.