¿Debería decir «Si es la voluntad de Dios»? Lo que significa

La Palabra de Dios en la Biblia declara que el Señor tiene dos voluntades, una voluntad oculta y otra revelada. Pero no se refiere a que el Señor tiene «dos voluntades», no; lo que quiere decir es que el Señor está dividido dentro de sí mismo. La Biblia afirma que Dios se ha revelado como auto existente e inmutable en una unidad de tres personas distintas, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Cada una es diferente de la otra, pero esencialmente idénticas.

«Las cosas secretas pertenecen al SEÑOR nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley». Deuteronomio 29:29

«Vosotros sois mis testigos, dice el SEÑOR, y mi siervo que yo escogí, para que me conozcáis y creáis, y entendáis que yo mismo soy; antes de mí no fue formado dios, ni lo será después de mí». Isaías 43:10

Bueno, ya la Biblia nos aclaró que Dios no está en conflicto ni mucho menos dividido, solo que existe fuera de nuestro tiempo y espacio como infinito, majestuoso, santo y mucho más allá de lo que nuestras mentes finitas nos permita ver y captar completamente aparte de Su Palabra revelada.

«Si es la voluntad de Dios»

Muchos Cristianos tienen la costumbre de decir «Si es la voluntad de Dios» en momentos cuando anhelan que suceda algo en particular. Lo que significa con exactitud es que la voluntad oculta de Dios tiene la capacidad de determinar e incluir todo lo que el Señor ha ordenado.

Esta voluntad de Dios decreta cada uno de los eventos de la vida, y donde incluye todos los pensamientos e intenciones ocultas de cada persona. También es importante entender que ciertamente el Señor hace todo de acuerdo con el consejo de Su voluntad soberana, pero no todo lo que Dios ordena en Su voluntad oculta es necesariamente agradable para Él.

¿Qué quiere Dios que haga? Su voluntad en mi vida

Bien, sabemos que Dios aborrece al mal, pero soberanamente cambia lo que estaba destinado al mal para el bien de su pueblo, con la finalidad de brindar un bien mayor que le agrada, osea, el crecimiento de su pueblo en la gracia del Señor Jesús.

«Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados». Romanos 8:28

Ahora tenemos la voluntad revelada de Dios que es la voluntad prescriptiva. La misma describe lo que el Señor Jesucristo le parece agradable. Por eso debemos entender como buenos Cristianos cual es la voluntad de Dios, de esa manera, haciendo lo que Dios nos manda, le agradamos.

«Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor». Efesios 5:17

Aquí Pablo tiene claro cual es la voluntad prescriptiva de Dios. Y a la vez nos explica que en lugar de estar ansiosos por lo que sucederá o lo que podría suceder en nuestra vida, estas verdades deberían consolar a todos los hijos de Dios. Los Cristianos solo conseguimos la verdadera paz en Cristo y lo demuestran en cada experiencia diaria. Y a través de esa paz podemos llegar a ser como Cristo.

«Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús». Filipenses 4:7