Dios en Su Palabra nos explica cómo ser semejante a Cristo

Todo buen Cristiano anhela profundamente ser cada vez más semejante a Cristo, y lo mejor y alentador de todo es que Dios tiene el mismo anhelo con nosotros. Así nos lo ha enseñado la Biblia cuando menciona que estamos predestinados a ser Su imagen, pues fuimos hechos conforme a imagen y semejanza a Dios. Ser semejante a Cristo es la gran obra Divina y hasta el final, lo declara la Biblia; se cumplirá.

Pero esto no significa que nos vamos a sentar y esperar que nos lleven al cielo con tanta facilidad. La Biblia nos deja unas enseñanzas que debemos cumplir para ser semejante a Cristo. Además hay que cumplir también como humanos. La ayuda divina la debemos apoyar con las responsabilidades humanas.

Para llegar a ser cada vez más semejante a Cristo, principalmente debemos destellar la entrega a Dios. La Biblia nos dice que nuestro culto racional incluye la dedicación total a Dios en nosotros mismos. Esto, cuando ofrecemos nuestro cuerpo como «sacrificios vivos», de esa manera nuestra mente es renovada y transformada.

Relata la Biblia que cuando Jesús le decía «Sígueme» a alguien, hasta los ricos dejaban el dinero en la mesa. De esa manera también debemos hacer para ser semejante a Cristo. Cuando nos enfocamos cada vez más en Cristo y en Su gloría, nos perdemos en Su voluntad.

Jesús no tuvo pecado, entonces para ser semejante a Él, debemos apartar el pecado también. Mientra más nos consideremos «muertos al pecado», más estaremos cerca de ser como Él. Si nos ofrecemos a Dios, ya el pecado no va a ser nuestra guía. Así se comportaron los Apóstoles, entonces sigamos ese ejemplo. Con la ayuda de la Palabra de Dios y el poder del Espíritu Santo, quien mora en nosotros, podemos restringir al pecado, alaba a Cristo y ora, veras los resultados.

¿Cómo conozco realmente a Dios? Acéptalo como tú Salvador

Dios nos explica como ser semejante a Cristo

La Biblia nos explica que Dios siempre trabaja en nosotros, así que miremos como si estuviéramos frente a un espejo la gloría e Dios, de esa manera nos transforma de gloría en gloría en su imagen. Dios nos explica eso con Su Palabra dada en la Biblia;

«Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos». Romanos 8:29

«Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo». Filipenses 1:6

«Este es el libro de las generaciones de Adán. El día que Dios creó al hombre, a semejanza de Dios lo hizo. Varón y hembra los creó; y los bendijo, y los llamó Adán el día en que fueron creados». Génesis 5:1-2

«Con ella bendecimos a {nuestro} Señor y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que han sido hechos a la imagen de Dios». Santiago 3:9

«Por tanto, sed vosotros perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto». Mateo 5:48

«Porque el SEÑOR vuestro Dios es Dios de dioses y Señor de señores, Dios grande, poderoso y temible que no hace acepción de personas ni acepta soborno. El hace justicia al huérfano y a la viuda, y muestra su amor al extranjero dándole pan y vestido. Mostrad, pues, amor al extranjero, porque vosotros fuisteis extranjeros en la tierra de Egipto». Deuteronomio 10:17-19