Dios nos ama tanto que envió a su único hijo para liberarnos de nuestros pecados

El amor que siente Jesús por los seres humanos es realmente infinito, y la mayor prueba de ello la demostró al morir en la cruz por el perdón de nuestros pecados; hoy te compartimos esta hermosa reflexión para recordarte el extremo amor que siente Dios al principalmente de entregar a su único hijo.

A su vez, este único hijo le obedeció y cumplió con su único propósito: morir en la cruz por el pecado de los seres humanos, para que alcanzaran la vida eterna; esta es la razón por la cual Jesús tuvo que sacrificarse y que quizás algunas personas no saben, pues en un principio cuando Dios creó a Adán y Eva ellos cayeron en tentación, dejaron que el enemigo dominara sus mentes y por culpa de sus pecados loa seres humanos sólo serían terrenales.

Gracias al sacrificio de Jesús, esos pecados fueron limpiados y a partir de su muerte los seres humanos tenemos vida eterna luego de partir de este mundo; así cómo él lo hizo al resucitar a los tres días, así lo demostró Dios y esa es su promesa para con todos los que en él crean y le entreguen su corazón.