Dios te quitará ese terco corazón de piedra y te dará un corazón tierno y receptivo – Ezequiel 11:19

La palabra del Señor nos deja una de las promesas más bonitas y esperanzadoras del mundo para los seres humanos: un nuevo corazón con un nuevo espíritu; esto nos lo dice en Ezequiel 11:19 y nos hace entender claramente que nuestro Dios puede restaurar nuestro corazón herido y endurecido por uno nuevo que sea noble y bondadoso.

Así lo dice esta promesa del Señor, recordándonos su inmenso poder y misericordia, y que a pesar de todo lo que has pasado, todo lo que has llorado y todo lo que has tenido que ser fuerte, él puede sanarte; la palabra dice: «les daré un corazón de carne para que anden en mis ordenanzas y guarden mis decretos», esto quiere decir que Dios quiere que vivas mejor, que hagas las cosas correctas y para eso tienes la ayuda del espíritu que te dejó en tu nuevo corazón.

El Señor te ofrece la oportunidad de ser diferente, de seguir el camino del bien bajo su dirección, y que las cosas pasadas justo en el pasado se queden; puedes tener un nuevo renacer gracias a ese nuevo corazón prometido guiado por el espíritu santo. En el nombre de Jesús, Amén.