¿Eres generoso? Jesucristo nos enseña a dar a otros con alegría y de corazón

«La mejor manera de aprender sobre la generosidad es a través de los ejemplos de otros», esta es una sabía reflexión que hoy queremos compartirte; pues cómo la gran mayoría de cosas que nos definen y nos forman, vienen desde casa, es a través de nuestros padres y seres cercanos, que aprendemos a ser generosos, o en su defecto, tacaños.

La biblia nos habla en muchas ocasiones sobre la generosidad, sin embargo, uno de los ejemplos más significativos es el de la historia de la Iglesia de Macedonia; esta iglesia a pesar de haber sufrido nunca dejaron de dar con alegría, porque la palabra dice que no es la acción de «dar» sino el gesto de «dar con alegría», y así lo explica el Apóstol Pablo.

«Queremos que sepan lo que la gracia de Dios ha logrado en las iglesias de Macedonia. Han sido severamente probados por los problemas por los que pasaron; pero su alegría era tan grande que eran extremadamente generosos en sus ofrendas, aunque eran muy pobres» 2 Corintios 8:1.

Asimismo la biblia dice que  «Hay más alegría en dar que recibir» Hechos 20:35, y esto solo nos hace entender que Jesús quiere que seamos generosos con los demás, pero que esa generosidad salga realmente de tu corazón; que seamos como la Iglesia de Macedonia, que a pesar de ser muy pobres y afrontar muchas adversidades, dieron a los demás sin sentirse obligados, sino que lo hicieron con alegría.