¿Es bueno que obligue a mi hijo a IR A LA IGLESIA?

Independientemente de las edades de nuestros hijos, es importante que asistan a la iglesia todos juntos, unidos en familia. La Biblia nos da un mensaje de que Dios nos abre un camino para entrar a Su presencia a través de la obra de Jesucristo; pero jamás empuja a nadie a través de la puerta. Contrario a esto, construye una puerta inmensa, lo más grande posible para todos los que están abrumados y cansados lleguen a Él. Por eso es importante hablar con ellos como padres, sobre todas las bendiciones que Dios nos da, de esa manera animarlos a que vayan a la iglesia. Sin embargo, la palabra de Dios nos muestra que las cosas espirituales nada se debe hacer por obligación sino por voluntad propia.

«Con tus buenas obras, dales tú mismo ejemplo en todo. Cuando enseñes, hazlo con integridad y seriedad, y con un mensaje sano e intachable». Tito 2:7-8

Debemos darle ejemplos a nuestros hijos en todo, cuando nos vean animados para ir a la iglesia, seguro se contagian y se animan también a ir.  Además, si obligas a tu hijo a vaya a los cultos de la iglesia, irá, pero de mala gana. Lo verás allí sentado, pero con toda certeza su mente estará quien sabe en dónde, o peor aún; posiblemente esté creciendo dentro de él una semilla de amargura en contra de los padres. Ciertamente como padres queremos que nuestros hijos asistan a la iglesia a escuchar la Palabra de Dios, y de esa manera que alcancen la salvación, pero no podemos obligarlos a eso. La salvación es un tema entre Dios y, en este caso; de su hijo, recuérdelo.

¿Es importante que asista a la iglesia? Adorar a Dios

Nuestra misión llega hasta enseñar a nuestro hijo el camino a la salvación, oramos a Dios para que nuestro hijo la  encuentre, pero solo hasta allí podemos llegar. No podemos tomar decisiones por nuestro hijo, ni mucho menos obligarlo a que reciba a Cristo como Salvador. Lo recomendable es invitar a nuestros hijos a la iglesia de buena manera; explicando el amor de Dios hacía nosotros, y que de una manera es necesario devolver ese amor asistiendo a la iglesia y alabar a Dios y adorarlo. Lo esencial es no obligar a los hijos.

“Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”. Proverbios 2:6

Podemos instruir a nuestros hijos en la Palabra viva de Dios cuando vamos a la iglesia, podemos en otros lugares; la casa, en la escuela, o cuando estemos reunidos en familia, pero en la congregación es donde podrá ver la realidad de lo que le hablamos; allí seguro se animará más a recibir a Dios como su Señor y salvador eterno. En la iglesia nuestros hijos escuchan la Palabra de Dios y a través de ella, logrará todo lo que se proponga en la vida. Exponer a los hijos a la Palabra que da vida, es lo mejor que podemos hacer por ellos.

«No dejemos de congregarnos, como acostumbran hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros, con palabras de esperanza y con mayor razón ahora que vemos que aquel día se acerca». Hebreos 10:25

«Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor». Colosenses 3:20 

«No permitas que nadie te menosprecie por ser joven, sino que da ejemplo a los creyentes en la palabra, la conducta, el amor, la fe y la pureza». Timoteo 4:12