¿Es obligatorio CUMPLIR LA LEY de Dios si tengo fe en Él?

Ciertamente Dios nos dejó unos mandatos, pero si creemos en Él y lo amamos, entonces, así como cuando amamos a alguien; haremos todo lo que nos pida, o por lo menos haremos todo lo que esté a nuestro alcance para lograrlo y que sea de Su agrado. Al momento de cumplir la ley de Dios, es el mismo caso. En la Biblia encontramos una serie de mandatos, bueno, más que mandatos; son enseñanzas que sirven para llevar una vida repleta de bendiciones. Esas enseñanzas reflejan el inmenso amor de Dios por cada uno de nosotros, además de mostrarnos cual es el verdadero camino para amarlo.

¿Qué son las 4 leyes Espirituales? El procedimiento para ser salvos por la fe

«Entonces vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna? Él le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. Le dijo: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. Ni dirás falso testimonio. Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo». Mateo 19:16-19

Podemos ver que Jesús nos da sugerencias de cómo comportarnos si de verdad lo amamos. Son reglas que quizás pienses son difíciles de cumplir, pero cuando uno ama con todo el corazón, hacemos lo que sea por esa persona amada, entonces, la ley de Dios se nos haría fácil de cumplir. Y en eso se basó Jesucristo al final de Su ministerio por aquí en la tierra; que nos amemos unos a otros cómo Él nos ha amado.

Dios nos dejó los mandamientos no para prohibirnos cosas absurdas, más bien sientan las bases de la vocación del hombre, prohíben lo que es contrario al amor de Dios y del prójimo e indican lo que les es esencial.

Sin embargo, la fe en Cristo no nos da la libertad de incumplir la ley de Dios. Creer en Dios, amarlo y vivir en Su presencia es lo que en realidad le da fuerza a nuestra libertad. Por mencionar un ejemplo, la ensancha, pues hace que nuestra vida sea más creativa y más enamorada. El Apóstol Juan nos explica un poco;

«El que no ama no ha llegado a conocer a Dios, porque Dios es amor». Juan 4:8

Como verdaderos cristianos es necesario creer, debemos responder de manera voluntaria a Dios; ningún humano debe estar, ni ser obligado a abrazar la fe. En efecto, el acto de fe es voluntario por su propia naturaleza. En la Biblia podemos ver como Dios nos llama a servirle en espíritu y verdad, nos enseña que establecemos un vinculo bajo nuestra conciencia, pero no coaccionados. Esto lo vimos cumplido en el sacrificio de Jesús en la cruz.

¿Por qué tengo que SUFRIR si Dios me ama? Rompes Su ley

Nuestro Señor Jesucristo siempre nos invita a la fe y a la conversión, pero sin forzarnos jamás. Vemos que en Su ministerio en la tierra habló de la verdad, pero sin ningún tipo obligación ni imposición a nadie, ni siquiera a quienes le contradecían. Pues el reino de Dios crece por el amor con que Jesús, exaltado en la cruz, atrae a los hombres hacia Él. 

«Conoce, pues, que el Señor tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones». Deuteronomio 7:9