Entonces debemos entender, como buenos cristianos, que orar es para esperar lo que Dios quiere para nosotros, no pensemos que estamos aquí para “la buena vida” o para tener una vida cómoda. Estamos aquí para ser salvos. Si pensamos así, Dios escuchará nuestras oraciones, estoy seguro de eso.