¿Existe la vida después de la muerte? Lo que dice la Biblia

A diferencia del resto de la creación de Dios, el ser humano no solo está compuesto del cuerpo físico, Dios creó a cada ser humano con espíritu, alma y cuerpo. Y con respecto al fin de la vida del ser humano Salomón nos dice que:

«Volverá entonces el polvo a la tierra, como antes fue,
y el espíritu volverá a Dios, que es quien lo dio». Eclesiastés 12:7

Lo que vivirá por siempre no será nuestro cuerpo físico. La Palabra de Dios nos indica que el cuerpo que poseemos regresará a la tierra. Pero el espíritu de los hijos de Dios vivirá con Él eternamente.

Nuestro espíritu es quien precisamente responde a Dios. Nuestro Padre Celestial se manifiesta a cada uno de nosotros por medio de Su creación y a través de su Palabra. Pero entonces debemos permitir que Dios entre y more en nuestros corazones. Cuando lo hacemos, recibimos la esperanza de la vida eterna con él.

La Biblia cuando habla de la vida después de la muerte menciona que los que acepten a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador tienen la promesa de Dios que estarán con Él eternamente. Afirma que esa es la vida después de la muerte. Pero los que rechacen y se aparten del Señor estarán sin Él en un lugar terrible y sin esperanza.

Jesucristo en sus últimos días por la tierra consoló a sus discípulos diciéndoles que no se inquietaran, que confiaran en Dios y en Él. Les prometió que en el hogar de Dios Padre existen suficientes viviendas para todos y cada uno de Sus hijos, pues vendrá a llevarnos para que estemos donde esté Él.

Cristo dijo esas palabras porque sabía que estaba por llegar el día de Su muerte física. A pesar de eso, animó a sus discípulos con la esperanza de la vida eterna. Esa promesa de Jesucristo les daba la seguridad de que estarían con Dios  en el cielo por la eternidad. Cristo aseguró que a través de su muerte y resurrección, Él mismo se encargaría de prepararles el lugar.

Jesús nos deja la esperanza que gracias a su sacrificio tendremos la vida eterna. Pues así como Jesús venció la muerte, lo mismo pasará con los hijos de Dios. Jesús no se quedó en la tumba sino que resucitó al tercer día. Y gracias a su resurrección, todos los que aceptamos a Jesús como Señor y Salvador de nuestra vida también viviremos por la eternidad, y mejor aún; junto a Dios.

¿Cómo gano la Vida Eterna? Amando al Prójimo

«¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley. ¡Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo!». 1 Corintios 15:55-57

Jesús en la Biblia no niega la resurrección de los muertos ni la vida después de la muerte. Él explica que todo será diferente, que el plano donde estaremos será uno que no podemos entender en su totalidad ahora mismo con nuestras mentes finitas. Nos promete que los que participen de la resurrección serán como los ángeles, no se casarán ni morirán.

Y los que experimenten esa resurrección serán los dignos de tomar parte de ese mundo venidero, los verdaderos hijos de Dios. Aquellos que como Abraham, Isaac y Jacob, han puesto su fe en Dios y han creído en sus promesas de salvación y vida eterna. Son esos los que aun cuando mueran físicamente, vivirán junto a Dios eternamente.

«Jesús le dijo: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque muera, vivirá, y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás». Juan 11:25-26