Jesús NO CUMPLE lo que enseñó en la Biblia

Sabemos como cristianos que en la Biblia está la Palabra Sagrada de Dios, y vemos que Jesús dijo que vino al mundo para hacer cumplir la ley, no para abolirla. Por otro lado, podemos leer que Jesús efectivamente era judío, y probablemente hasta miembro del sanedrín o al menos un Leví con mucha formación, de cualquier modo debía cumplir de manera cabal la ley Judía. Por eso es extremadamente raro que Jesús siendo judío y afirmando lo que afirmó, no cumple sus propios principios.

«No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir». Mateo 5:17

El Apóstol Mateo deja claro lo que quiso decir Jesús, sin embargo, en una ocasión uno de sus discípulos se le acercó y le dijo que se iba a ausentar por unos días mientras enterraba a su padre, pero para sorpresa de todos, Jesús le dijo que era mejor que dejara a los muertos enterrar a sus muertos.

«Otro de sus discípulos le dijo: Señor, permíteme que vaya primero y entierre a mi padre. Jesús le dijo: Sígueme; deja que los muertos entierren a sus muertos». Mateo 8:21-22

Si revisamos los mandamientos, el cuarto dice;

«Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días sean prolongados en la tierra que el Señor tu Dios te da». Éxodo 20:12

Entonces podríamos decir que Jesús no cumple la ley, o lo que enseñó en la Biblia cuando le dijo al discípulo que no fuera a enterrar a su padre. Pero recordemos que Jesús siempre usó un lenguaje exagerado para causar una impresión. Por otro lado, este hecho sucedió en unos momentos donde Jesús se disponía a anunciar el Reino de Dios. Un hecho de suma importancia para la humanidad, entonces algo que no podía esperar, un suceso urgente de escuchar; pues era de la venida del Reino. Y definitivamente es una urgencia tal que cualquier tarea, aunque fuera muy importante para el humano, debería relativizarse frente a esta fabulosa promesa. Esta frase también sugiere un cierto menosprecio de Jesús por quienes se preocupan por sus muertos.

¿Qué es el Sermón de la Montaña? Las normas de Jesús

Más adelante, Jesús le dice a los fariseos: 

«¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, porque edificáis los sepulcros de los profetas y adornáis los monumentos de los justos, y decís: ?Si nosotros hubiéramos vivido en el tiempo de nuestros padres, no habríamos tenido parte con ellos en la sangre de los profetas!? Con lo cual atestiguáis contra vosotros mismos que sois hijos de los que mataron a los profetas». Mateo 23:29-31

De hecho, Jesús denuncia nuestra preocupación por los muertos como algo que no es muy justo, como una forma de deshacernos a veces de lo que tenemos que vivir con los vivos. Jesús también pudo haber dicho eso como una manera para decirle a Sus discípulos que dejaran atrás el pasado y se ocuparan del futuro con Él. Muy posible, ¿Cierto?

La Biblia nos muestra que cuando Jesús va llamando a cada discípulo, estos aún en su faena diaria; lo dejan todo, sus herramientas, su casa, y hasta sus padres. Otras personas con más creatividad, dicen que el padre del discípulo aún no ha muerto, pero está muy anciano; y que el discípulo pide poder quedarse con él hasta el final. Pero esto lo apartaría del compromiso que adquirió para seguir a Cristo. De cualquier manera, el Apóstol deja bien marcado que trabajar por el Reino, es algo que debe estar por encima de cualquier cosa que consideremos valioso.  

«Ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor que Dios nos ha mostrado en Cristo Jesús nuestro Señor». Romanos 8:39

Lo cierto es que lo que nos enseña la Biblia es que debemos poner a Dios sobre todas las cosas, que lo amemos más que a nadie, así como Él nos ama, tanto que entregó a Su único hijo. Y no sólo eso, lo hizo para perdonar todas las faltas cometidas por la humanidad.