Jesús sanó a un ciego y dijo:» según tu fe te sea hecho», así de fuerte debe ser nuestra fe -Joel Osteen

Cuando Jesús hizo el milagro de devolverle la visión a un ciego, le dijo que eso había sucedido a través de la fe que sintió, no dependía de su poder cómo todopoderoso, sino por el nivel de fe del ciego; a esta poderosa reflexión nos lleva esta mañana el Pastor Joel Osteen, haciéndonos entender que del tamaño de nuestra fe, dependen los milagros que Dios hace en nuestras vidas.

Debemos tener la fe de un ciego, así cómo ese testimonio de las sagradas escrituras, nuestra fe no puede basarse en «quizas», en «posiblemente», no puede ser una fe ordinaria, debe ser una fe que traspase fronteras y que permita que en tu vida sucedan cosas sobrenaturales; esto es lo que nos enseña Jesús a través de su palabra, y en esta mañana te lo explicamos a detalle con este espectacular ejemplo que nos hace entender que definitivamente debemos ser hombres y mujeres de fe.

Ahora pregúntate: ¿De qué tamaño es mi fe? ¿podría yo en mi vida esperar un milagro sobrenatural cómo lo recibió el ciego?, interesante reflexión; evalúa tu fe y refuerzala, entrégale al Señor tus esperanzas en eso que tanto le has pedido, pide en oración y con fe se te dará. Que Dios te bendiga.