¿La Biblia culpa a Jesús del pecado en el mundo? No.! Lean bien

En la Biblia se habla del inmenso amor que siente Dios por cada uno de nosotros, sin embargo, encontramos un versículo que parece que culpa a Jesús del pecado en el mundo. El versículo ha confundido a muchas personas que lo han leído. Veamos que dice el versículo;

“¿Se tocará la trompeta en la ciudad, y no se alborotará el pueblo? ¿Habrá algún mal en la ciudad, el cual el Señor no haya hecho?”. Amos 3:6

Si lo leemos de manera superficial, seguro nos horrorisamos. Y si además se interpreta la palabra “mal” con un significado hacía el pecado, entonces llegaremos a la conclusión, errada por su puesto; de que el Señor Jesucristo es el autor del pecado en la ciudad y a lo mejor en todo el mundo. Pero lo primordial es saber que la palabra hebrea “ra” traducida en este versículo como “mal” no es necesario que signifique pecado, sino más bien: adversidad, aflicción calamidad y desgracia. Ese es el verdadero sentido que se usa la palabra “ra” en el texto en Amós 3:6. ¿por qué lo digo? Pues, si observamos bien el contexto del pasaje; desde el comienzo;

“A vosotros solamente he conocido de todas las familias de la tierra; por tanto os castigaré por todas vuestras maldades”. Amos 3:2

Aquí Jesús anuncia un castigo a Israel debido a su pecado. Ahí mismo y a través de varias preguntas, Jesús, por medio del profeta Amós; muestra que ese castigo con toda seguridad sucederá.

¿He nacido ya pecador? Todos lo hemos heredado

“¿Andarán dos juntos si no estuvieren de acuerdo? ¿Rugirá el león en la selva sin haber presa? ¿Dará el leoncillo su rugido desde su guarida, si no apresare? ¿Caerá el ave en el lazo sobre la tierra, sin haber cazador?¿Se levantará el lazo de la tierra, si no ha atrapado algo? ¿Se tocará la trompeta en la ciudad, y no se alborotará el pueblo? ¿Habrá algún mal en la ciudad, el cual el Señor no haya hecho?”. Amos 3:3-6

Ya vimos a que se refería el profeta Amos. Hay que leer la Biblia con Dios en el corazón y sin apuros. La misma Biblia te da las repuestas a todo. Si te confunde un versículo; trata de leer lo anterior, o en algún otro caso; lo siguiente, ahí encontrarás la respuesta a todas tus preguntas. Entonces entendamos, y con un rotundo «NO»; que Jesús no es culpable de ningún pecado en el mundo.

Y con esa misma convicción absoluta; el Señor va a traer adversidad o aflicción o calamidad o desgracia sobre el pueblo de Israel como castigo por el pecado. A eso es lo que se refiere Amos. Existe un abismo enorme de la conclusión apresurada que Jesucristo es el autor del pecado en el mundo.

Jamás Dios podrá ser el autor del pecado en el mundo por la sencilla razón que Dios es santo. Un ser santo no puede ser el autor o el creador del pecado, lo cual es la antítesis misma de la santidad.

«Porque así ha dicho el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es santo: “Yo habito en las alturas, en santidad, pero también doy vida a los de espíritu humilde y quebrantado, y a los quebrantados de corazón”. Isaías 57:15