La Iglesia Cristiana se refiere a Nayib Bukele como el Libertador de su pueblo

El Pastor Luis Cruz, mediante una entrevista dijo; ¿»Cuantos años mi pueblo ha sufrido el látigo de corruptos que se han enriquecido con el sudor de un pueblo noble y trabajador»? ese es un cuestionamiento que realiza en un artículo de opinión Luis Cruz; Pastor general de la Fraternidad Cristiana Emanuel. El Pastor está convencido que a toda injusticia Dios le prepara un Libertador; refiriéndose al actual Presidente de la República de El Salvador; Nayib Bukele.

«El Salvador salió ya de una época oscura y cruel donde el grande pisoteaba al pequeño; y las oportunidades eran nulas para un pueblo soñador», sostiene el Pastor.

«Estamos en el desierto rumbo a una tierra prometida que tomará años conquistar; no será en un quinquenio ni en dos. Porque lo que tomó años destruir, deberá tomar de la misma manera años para reparar», agregó.  

El Pastor compara la situación actual con pasajes bíblicos. Argumenta que el Presidente más joven de América Latina y con una corta vida política, Nayib Bukele; debe enfrentar el reto más grande de su vida: sacar a su país de décadas de pobreza, desigualdad, corrupción y violencia.

«Lo que sí es importante recordar es que; en medio de ese gran pueblo que salió de Egipto rumbo a la tierra prometida; iban personas que en algún momento del camino se volvieron en contra de Moisés y trataron de darle un golpe de estado, personas con máscaras que Dios se encargó de descubrir y avergonzar» acotó.

¿Cómo supero las pruebas de la Vida? Dios nos llama a echarlas sobre Él

«Nuestro Dios ama a nuestro país que orgullosamente lleva su nombre y tiene planes de bien para los años venideros. Dios apartará y desenmascarará a los hipócritas, los desleales, los conspiradores y será una nueva generación sin maldad la que Dios posicionará», puntualizó el Pastor Luis Cruz.

«Estos son Aarón y Moisés a quienes dijo el SEÑOR: Sacad a los hijos de Israel de la tierra de Egipto por sus ejércitos para llevarlos a la tierra prometida». Éxodo 6:26