La Iglesia somos todos los Cristianos en Casa

Seguro pensarás cómo puede ser una “Iglesia en Casa”, sí  necesitamos ir a la iglesia. La Biblia nos muestra la historia de la iglesia, y en ella podemos ver que muchas veces y en muchos ocasiones no tenían un templo. En las Sagradas Escrituras nos dice que los Apóstoles se juntaban en el templo, iban de casa en casa compartiendo el pan y enseñando a las personas sobre la Palabra de Dios. 
«No dejaban de reunirse en el templo ni un solo día. De casa en casa partían el pan y compartían la comida con alegría y generosidad, alabando a Dios y disfrutando de la estimación general del pueblo. Y cada día el Señor añadía al grupo los que iban siendo salvos». Hechos 2:46-47
Pero estarás diciendo que iban al templo. Sí, iban al templo, pero el templo en esa época era muy distinta como es el templo de nuestros tiempos. Para esa época existían el templo de los judíos en Jerusalén y ahí tenían un área que era como el Mercado. Las personas compraban y vendían una gran cantidad de cosas y entre ellas de manera especial; lo que utilizaban para ofrecer sacrificios: animales, plantas, harina porque aún mantenían la costumbre.

En ese lugar llamado el Mercado; todos hablaban de la palabra de Dios, evangelizando y predicando a Jesús. Al salir del mercado regresaban a sus casas y los Apóstoles de nuevo visitaban a las personas casa por casa. El pilar central de la iglesia siempre fue las familias. Entonces, así como hacían los Apóstoles podemos hacer en este tiempo que no podemos ir a nuestra Iglesia, a la infraestructura donde por lo general nos congregamos para aprender y escuchar las predicas, para alabar a Dios juntos. La Biblia nos dice que el Espíritu Santo habita en cada uno de nosotros y tu cuerpo es el templo del Espíritu Santo. También dice que cuando dos o tres se reúnen, Dios está allí.

«¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes?». 1 Corintios 3:16

«Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos». Mateo 18:20

Entonces hagamos como nos enseña la Biblia, seamos un templo, formemos la Iglesia en casa enseñando y predicando la Palabra junto a otros Cristianos, recordemos que donde hay dos o más orando en el nombre de Cristo, allí estará Dios. Podrías invitar a otros Cristianos a tu casa, puede ser un día de la semana, el que más te convenga, y así honrar a nuestro Padre Celestial.

Palabra sabia de Dios para vivir en armonía en nuestro hogar

Evangelizar y discipular es lo que hacemos en la iglesia, esto es simplemente enseñar a otros cómo obedecer y cumplir los mandamientos de Cristo. En la iglesia nos reunimos para fortalecernos y ayudarnos a ser mejores seguidores de Cristo. Lo mismo podemos hacer en Casa, de eso se trata formar la iglesia en Casa. En la Biblia Jesús nos invita a no dejar de orar; entonces, aprendimos cómo orar. Por otro lado también nos ordenó a amarnos los unos a los otros; entonces, aprendemos cómo amar a todos sin excepción.

«Que habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza: instrúyanse y aconséjense unos a otros con toda sabiduría; canten salmos, himnos y canciones espirituales a Dios, con gratitud de corazón». Colosenses 3:16