La parábola de la HIGUERA ¿Son 3 o 1 con distintas versiones?

Jesús durante su visita por la tierra habló del reino de Dios, de cómo nos debemos comportar para demostrar que somos verdaderos hijos de Dios. La manera que utilizó para que sus seguidores le entendieran fue a través de parábolas, relató y respondió muchas preguntas con historias cortas de forma semejante a Sus enseñanzas. Por su puesto, todas y cada una es fiel a la vida, no es un cuento de hadas. Entre ellas encontramos la parábola de la higuera, Jesús contó dos, la Higuera brotando hojas frondosas; contada en los tres Evangelios sinópticos: Mateo, Marcos y Lucas. Y la Higuera estéril, contada en el Evangelio de Lucas.

«Y Jesús dijo esta parábola: Mirad la higuera y todos los árboles: Cuando ya brotan, viéndolo, de vosotros mismos entendéis que el verano está ya cerca. Así también vosotros, cuando viereis hacerse estas cosas, entended que está cerca el reino de Dios. De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo sea hecho. El cielo y la tierra pasarán; mas mis palabras no pasarán». Lucas 21:29-33

¿Qué es el Sermón de la Montaña? Las normas de Jesús

Jesús por medio del Apóstol Lucas se sirve de la higuera para evocar los últimos días y la llegada del tiempo de la Pasión. Además nos exhorta a una vigilancia continua en nuestra vida. A que nos preparemos, a que conozcamos Su Palabra y de esa manera nos vamos acercando más y más a nuestro Señor Jesucristo. A la vez va creciendo nuestra consciencia de lo positivo y lo negativo, nos vamos dando cuenta que tan cerca estamos al camino del Reino de Dios en nuestra vida, en nuestro comportamiento diario.

Además, viviremos, haremos todo lo bueno en esta tierra y al final pasaremos; se creará un nuevo cielo, una nueva tierra, pero la Palabra de Dios desbordada de sabiduría, verdad y amor, jamás pasará; nuestro Padre Celestial es un Dios eterno y misericordioso. La Palabra de Dios pasará de generación en generación, todo lo que nos ha enseñado, las buenas actitudes, los buenos valores, permanecerán hasta la segunda venida de Jesucristo, cuando llegue con Su promesa cumplida de salvarnos.  

Parábola de la Higuera Estéril

Jesús en otra ocasión contó la parábola de la higuera sin fruto, conocida también como la parábola de la higuera estéril,​ la misma la encontramos sólo en el evangelio de Lucas. En ella Jesús hizo una comparación y a la vez un llamado a la conversión y al arrepentimiento, con ella estimula a quienes lo escucharon y a los que aún hoy la leen o la escuchan a rectificar su comportamiento.

«Dijo también esta parábola: Tenía un hombre una higuera plantada en su viña, y vino a buscar fruto en ella, y no lo halló. Y dijo al viñador: He aquí, hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo hallo; córtala; ¿para qué inutiliza también la tierra? Él entonces, respondiendo, le dijo: Señor, déjala todavía este año, hasta que yo cave alrededor de ella, y la abone. Y si diere fruto, bien; y si no, la cortarás después». Lucas 13:6-9

La enseñanza de Jesús en esta parábola es que todos somos pecadores, ninguno es más pecador que otro, entonces tenemos la necesidad del arrepentimiento. Si nos arrepentimos seremos merecedores del Reino de Dios, de todas Sus bendiciones que nos tiene prometidas. El que no produzca frutos, es decir; PAZ, PACIENCIA, BENIGNIDAD, BONDAD, FE, MANSEDUMBRE, TEMPLANZA; el Señor quitará el Reino de Dios de esa persona y se lo dará a quien si produzca estos frutos.

¿Qué es el fruto del Espíritu? Aspectos de un buen Cristiano

Hoy existen muchos que se hacen llamar cristianos sólo por considerar que escuchan sermones todos lo domingos, leen regularmente la Biblia, oran, y dan diezmos y ofrendas a su iglesia local es suficiente, entonces dicen que esta verdad no les es relevante; pero Dios nos llama a todos a dar el fruto de Dios, es un asunto de suma importancia en la doctrina cristiana. 

A Dios le agrada que crea en los cristianos ¿Es cierto?

La maldición de la Higuera

Siguiendo el tema de la higuera, pero en este caso no en parábola; en la Biblia se relata un hecho donde Jesús hizo un milagro. Esto quizás ha confundido también a muchos cuando escuchan algo sobre la higuera de la Biblia. Este hecho lo encontramos en el evangelio de Marcos, en el capítulo 11:12–14 y 11:20–25 y también en el evangelio de Mateo;

«Por la mañana temprano, cuando Jesús volvía a la ciudad, sintió hambre. Al ver una higuera junto al camino, se acercó a ella; pero únicamente encontró hojas. Entonces dijo a la higuera: — ¡Que nunca más vuelvas a dar fruto! Y en aquel mismo instante se secó la higuera. Al ver aquello, los discípulos se quedaron atónitos, y decían: — ¿Cómo ha podido secarse de repente la higuera? Jesús les contestó: — Os aseguro que, si tenéis fe y no dudáis, no solamente haréis esto de la higuera, sino que si decís a este monte que se quite de ahí y se arroje al mar, así ocurrirá. Todo cuanto pidáis orando con fe, lo recibiréis». Mateo 21:18-22

No es una parábola, es un milagro de Jesús para enseñar que Él es Dios, para demostrar Su Divinidad Celestial, y Su autoridad sobre la tierra. Podemos ver que el árbol es una metáfora del pueblo de Israel, es decir; el tiene la apariencia externa de grandeza divina (las hojas), pero no produce ninguna cosa para gloria de Dios (la carencia de fruta). Entonces, como no produjo ningún fruto, se mereció cortarlo, pues si no dio frutos en ese lugar, menos en otro.

La verdadera ORACIÓN que Dios escucha

Jesús concluyó diciendo que gracias la fe que Él tiene en Su Padre, pudo hacer ese milagro. Entonces exhorta a todos que con fe ferviente podemos lograr todo, por medio de la oración, pero con  verdadera fe y desde el corazón, la fe te dará lo que pidas.

«Por eso les digo: Crean que ya han recibido todo lo que estén pidiendo en oración, y lo obtendrán». Marcos 11:24