¿La SUERTE proviene de Dios? La Biblia nos enseña

La suerte es una cadena de sucesos considerado por muchos como casual o fortuito. Quienes creen en la suerte, sostienen que las condiciones de vida pueden depender del destino o de la existencia y utilización de amuletos. Quizás haz escuchado mucho que la buena suerte existe. Seguro habrás visto como a muchas personas les va bien, pero esa buena suerte ¿proviene de Dios? La Biblia nos enseña que Dios nos creó capaces de tomar nuestras propias decisiones, pero cada decisión tendrá su consecuencia; si decides hacer el bien, obtendrás bendiciones, por el contrario; si decides hacer el mal, obtendrás maldiciones. 

«Entonces Dios el Señor expulsó al ser humano del jardín del Edén, para que trabajara la tierra de la cual había sido hecho. Luego de expulsarlo, puso al oriente del jardín del Edén a los querubines, y una espada ardiente que se movía por todos lados, para custodiar el camino que lleva al árbol de la vida». Génesis 3:23-24

«El que sembrare iniquidad, iniquidad segará». Proverbios 22:8

La Biblia también menciona al destino, este tipo de «Suerte» la Sagrada Escritura se refiere a una consecuencia que las personas han traído sobre sí mismas, cuando niegan a la cruz; su camino será de perdición, pues sus obras son el fruto de su falta de entendimiento. Las personas pecan porque es lo que han escogido hacer. Entonces no podemos culpar a la «suerte», al destino, la predestinación, o peor aún a Dios. El Apóstol Santiago nos explica un poco sobre esto;

«Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido». Santiago 1:13-14

Dios es soberano de nuestra suerte

Entendamos que no somos dueños de nuestra suerte o destino, sólo Dios es soberano. Su control soberano se llama «providencia». Dios nos regala el libre albedrío, pero a la vez nos deja un universo moral donde la ley de causa y efecto es una realidad. Pero nuestro Señor es el único Dios, y no existen «casualidades» en el universo. Nuestro Padre Celestial es quien tiene el control de todo, Él es Omnipresente, Omnisciente y Todopoderoso. Todo forma parte de Su plan divino, un plan perfecto y santo para cada uno de nosotros de manera individual.

¿Cual es la voluntad de Dios? Su único Plan

Nuestra inteligencia no es suficiente para luchar contra el plan de Dios. Es por eso que cuando se peca, aparecen muchos problemas en nuestra vida. Como vemos en la Biblia, la torre de Babel no se terminó de construir por esa misma razón. Pues la Sagrada Escritura afirma que no hay sabiduría, ni inteligencia, ni consejo, contra el Señor. Hasta lo que comúnmente llaman «casualidad», «suerte», en todo está metida la mano de Dios. Para decirlo más claro; Dios tiene total control en el manejo del universo.

«La suerte se echa en el regazo; mas del Señor es la decisión de ella». Proverbios 16:33

Absolutamente todo lo que acontece en el mundo sucede en funcionamiento para el propósito de Dios. Ciertamente la maldad existe, pero no se le permite que frustre la providencia de Dios. Dios usa incluso hombres pecadores para Sus propósitos.

«Como los repartimientos de las aguas, así está el corazón del rey en la mano del Señor;a todo lo que quiere lo inclina». Proverbios 21:1

Podemos ver en la Biblia; en Éxodo 12:36, como Dios destinó la suerte de los israelitas, pues obró en el corazón de los egipcios los cuales vieron a los israelitas con buenos ojos, todo para lograr Su propósito. Aún cuando el humano tiene como misión la maldad, Dios inclusive puede hacer efectiva Su voluntad, como en el caso de aquellos que crucificaron a Jesús; Dios los utilizó para salvar al mundo. 

«Este fue entregado según el determinado propósito y el previo conocimiento de Dios; y, por medio de gente malvada, ustedes lo mataron, clavándolo en la cruz». Hechos 2:23