¿Me estoy aprovechando de Dios? Porque Dios es bueno

A diario nos enfrentamos a muchas situaciones distintas en el trabajo, en la calle, y en el hogar. En muchas de estas situaciones en algún momento tendemos a perjudicar a una segunda o tercera persona. Lo hacemos sin importarnos nada de lo que nos rodea, solo consideramos si nos beneficiamos o no. En ocasiones ni pensamos ni nos importa que piense Dios de estas acciones. Es común que al momento de hacer algo que sabemos que está mal le decimos a Dios que nos perdone, pero igual lo hacemos. En ese momento nos estamos aprovechando de Dios, de Su bondad.

«Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad». Lamentaciones 3:23

En otras ocasiones nos encontramos con alguna  situación para beneficio propio, y la decisión que tomamos puede perjudicar a otras personas igual lo hacemos y decimos Dios igual me ama y es misericordioso. Tristemente nos estamos aprovechando de la bondad, de la misericordia de Dios, esto porque han escuchado que Dios es Amor, que el perdona nuestros pecados, y es misericordioso. Piensan, reaccionan o dicen ante esas situaciones que creen en Dios a su manera, que lo buscan cuando lo necesitan, que Dios nos ama. Esto hace pensar que pocos están del lado de Dios.

La Biblia ciertamente nos dice que Dios es bueno, es amor, es misericordioso, pero en ninguna parte dice que es para que nos estemos aprovechando de todo eso. Cristiano o  no, comportarse de esa manera está muy mal. En la Biblia Dios nos enseña algo practico y valioso, nos dice que la levadura en la masa hace un cambio de textura y de tamaño.

«No es buena vuestra jactancia. ¿No sabéis que un poco de levadura leuda toda la masa?». 1 Corintios 5:6

Supongamos que se nos presenta una situación en nuestra vida y para salir airosos, se nos ocurre decir una mentira, pues se nos viene a la mente; Una mentira Dios la puede perdonar, y la decimos. Si nos damos cuenta, ese poquito de levadura ya hace que cambie la manera de pensar y de actuar. Entonces poco a poco así nuestra mente se cauteriza, ya vemos que es normal hacer lo malo o lo incorrecto.

¿Como tengo una buena relación con Dios? Renuncia al Pecado

Pensemos en que se nos acaben las oportunidades de cambiar, pues puede que hoy estemos vivos, pero mañana no sabemos. Entonces NO te sigas aprovechando de la misericordia de Dios. Confía y entrégale tu vida, aún tienes la oportunidad de cambiar, de seguir a Cristo y recibir todas las bendiciones que nos trae ser hijos de Dios, pues, por la misma bondad de Dios, te ha regalado otra más para que rindas tu vida a ÉL, y Cristo viene pronto. 

«Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan». Mateo 7:13-14