Médicos le dieron sólo minutos de vida al nacer con una rara enfermedad pero Dios hizo un milagro

Una madre da a luz a su hijo pero al nacer los médicos le diagnosticaron una rara y potente enfermedad, por lo cual no le garantizaban más que minutos de vida; se trata de una condición genética que afecta a sus huesos y músculos, llamada displacia esquelética, esta enfermedad afecta directamente sus costillas y no permite que sus pulmones se desarrollen correctamente.

Sin embargo, Dios obra de maneras misteriosas y sobrenaturales, y no permitió que la vida de este angelito fuera tan corta cómo lo predecían los médicos; y luego de estar en varias ciudades, en varios hospitales con los mejores expertos, un milagro ocurrió y el pequeño siguió con su vida, sobrevivió a esta dura prueba y pudo marcharse a casa con su familia.

Sus padres expresan un enorme agradecimiento a Dios y aunque saben que los cuidados y el tratamiento de su hijo no será fácil, se sienten muy afortunados y bendecidos de que siga con vida; sin duda esto es un milagro del cielo, un milagro que solamente puede hacer Dios y que a través de él, le mostró su gran misericordia a esta familia.