Mujer coreana oprimida por las leyes de su país, huye para tener la libertad de adorar a Dios

Una mujer de Corea del Norte vivió durante muchos años oprimida por las leyes de su país que le impedían seguir libremente los caminos del cristianismo; por lo que tuvo que tomar una de las decisiones más fuertes de su vida, al tener que elegir quedarse con su familia y no abandonarla o huir para vivir en libertad.

 Ella tomó la mejor decisión de su vida y huyó miles de kilómetros para poder seguir a Cristo libremente, así lo cuenta ella misma y asegura que aunque fue difícil, fue lo mejor; esta decisión la tomó cuando apenas era una adolescente de 17 años de edad, pero su sed de paz y tranquilidad por seguir a Dios, la llevaron a huir de la opresión que vivía.

Esta lamentable es la realidad para muchos norcoreanos que tienen que vivir esta opresión, donde de hecho en algunas zonas no tienen ni para comer, pero es lo que les toca vivir; solo pocas personas son valientes cómo esta joven y se atreven a huir por sus sueños y creencias a pesar de dejarlo todo, sin duda alguna, algo digno de admirar.