¿Quien era Nicodemo? El Fariseo que reconoce en Jesús al Mesías

Nicodemo: ¿Quien era? El Fariseo adinerado. Nicodemo fue un Judio y del que hacen mención en el Nuevo Testamento. Es reconocido por haber entablado una larga conversación con Jesús. Las escrituras narran que Nicodemo era un rico Fariseo, también maestro en Israel y miembro del Sanedrín.

Como integrante de el Sanedrín, era «principal entre los judíos». Eso ha despertado gran aprecio entre la comunidad cristiana. Eso; debido a que Nicodemo representa al sabio Judío instruido en la Ley donde reconoce en Jesús al Mesías y se convierte en otro de sus discípulos. Difiniendose como cristiano.

Nicodemo

Nicodemo no forma parte de la tradición de los Evangelios sinopticos, solo el evangelio de Juan lo nombra. El Apóstol Juan le dedica más de la mitad del capítulo 3 de su evangelio, en algunos versículos del capítulo 7 y una mención última en el capítulo 19. Nicodemo se hace presente en casi todo el evangelio, pero sin asumir un protagonismo.

Según el Evangelio de Juan, Nicodemo aparece por primera vez al momento que se encuentra con Jesús durante la noche intrigado por los milagros que había hecho Jesús.

«hemos sabido que vienes como maestro de parte de Dios, pues nadie puede hacer los milagros que haces si Dios no está con él». Juan: 3-2.

A partir de ese momento, y en una larga conversación, Jesús le habla sobre el sentido del volver a nacer y menciona el «reino de los cielos», Jesús queda asombrado al darse cuenta que «un maestro en Israel»  no entiende el discurso sobre el renacer en el espíritu.

Después al reunirse con los «príncipes de los sacerdotes y fariseos», Nicodemo defiende a Jesús, y les explica que no levanten ningún juicio sin antes investigar y revisar bien. Los miembros le hacen una pregunta que da a entender que Nicodemo era Galileo o pareciera una ironía de sus compañeros: «¿También tú eres galileo? Investiga y verás que de Galilea no salen profetas». Juan: 7-12.

Para demostrar su afinación con Jesús, Nicodemo al momento de sepultar a Jesús, se presenta y colabora generosamente para el embalsamamiento del cuerpo, siguiendo la costumbre judía. El fariseo aportó 100 libras de Mirra y Alce, 30 kilos. Juan: 19-39.

Conversación con Jesús

Luego que Nicodemo visita a Jesús aquella noche: Jesús le contestó: “Yo te aseguro que quien no renace de lo alto, no puede ver el Reino de Dios”. Entonces Nicodemo le preguntó: “¿Cómo puede nacer un hombre siendo ya viejo? ¿Acaso puede, por segunda vez, entrar en el vientre de su madre y volver a nacer?” A lo que Jesús le responde:“Yo te aseguro que el que no nace del agua y del Espíritu, no puede entrar en el Reino de Dios.

Lo que nace de la carne, es carne; lo que nace del Espíritu, es espíritu. No te extrañes de que te haya dicho: ‘Tienen que renacer de lo alto’. El viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así pasa con quien ha nacido del Espíritu”. Juan:3:1-8.

¿Cuáles son los valores Cristianos inculcados por Jesús?

Jesús quiso decirle a Nicodemo que para entrar al Reino de los cielos hacen falta dos cosas: el agua, que representa el bautismo, y el Espíritu Santo que permite hacer brotar la Fe de quien cree. Sin embargo Nicodemo, para pasar de la Fe endeble a la Fe adulta, pero antes, debe saber ser humilde ante el ministerio, y a rendirse ante el único Maestro; Jesús.

Al Fariseo no le resulta su lógica humana, y más bien Jesús lo introduce al misterio del Reino de Dios, el cual está obrado en su persona «El que no nazca de lo alto … Si no nace del agua y del Espíritu… «. No es más que el nacimiento Espiritual, el que solo Dios puede echar a andar en los corazones de cada humano con la Fe en Jesús.

Escríbenos…y conoce más personajes que dedicaron su vida a Cristo…