Primer capítulo del LIBRO de ENOC

Es esencial entender que este libro profético no está incluido en la Biblia; a pesar de ser uno de los más importantes de las Sagradas Escrituras. El libro de Enoc no está en la Biblia porque no lo aceptaron como canónico por las iglesias cristianas. Por otra parte, este libro comienza con palabras de bendición y está dirigido a una generación lejana. Una generación que viviría la gran tribulación. A la generación que podría referirse es a la nuestra, a la de nuestros hijos o porque no a la de nuestros nietos. Porque el gran día de la ira de Dios nadie lo sabe. Ni siquiera los ángeles.

En este libro nos impresionamos cuando describe la bajada física de nuestro Señor, el Dios de los hebreos sobre el monte Sinaí para hablar con Moisés. Lo que sucedió varios siglos después.

¿Qué libro no está incluido en la Biblia? Enoc

Palabras de bendición en el primer capítulo de Enoc

  1. Palabras de bendición con las que bendijo Enoc a los elegidos justos que vivirán en el día de la tribulación, cuando serán rechazados todos los malvados e impíos, mientras los justos serán salvados.
  2. Enoc, hombre justo a quien se le revela una visión del Santo y del cielo pronunció
    su oráculo y dijo: la visión del Santo de los cielos se me reveló y oí todas las
    palabras de los Vigilantes y de los Santos y porque las escuché he aprendido todo de
    ellos y he comprendido que no hablaré para esta generación sino para una lejana que
    está por venir.
  3. Es acerca de los elegidos que hablo y a causa de ellos que pronuncio mi oráculo: el Único Gran Santo vendrá desde su morada
  4. El Dios eterno andará sobre la tierra, sobre el monte Sinaí aparecerá con su gran ejército y surgirá en la fuerza de su poder desde los alto de los cielos.
  5. Y todos los Vigilantes temblarán y serán castigados en lugares secretos y todas las extremidades de la tierra se resquebrajarán y el temor y un gran temblor se apoderarán de ellos hasta los confines de la tierra. (St 2:19)
  6. La altas montañas se resquebrajarán y derrumbarán y las colinas se rebajarán y fundirán, como la cera ante la llama.
  7. Y la tierra se dividirá y todo lo que está sobre la tierra perecerá y habrá un juicio sobre todos.
  8. Pero con los justos Él hará la paz y protegerá a los elegidos y sobre ellos recaerá la clemencia y todos ellos pertenecerán a Dios, serán dichosos y benditos, los ayudará a todos y para ellos brillará la luz de Dios. (4Es 2:35)
  9. Mirad que Él viene con una multitud de sus santos, para ejecutar el juicio sobre todos y aniquilará a los impíos y castigará a toda carne por todas sus obras impías, las cuales ellos han perversamente cometido y de todas las palabras altaneras y duras que los malvados pecadores han hablado contra Él. (Dt 33:2; Judas 14-15)