Poderosos Versículos sobre el atributo divino de ser hijo de Dios

Los hijos de Dios son las personas que renunciaron y se apartaron del pecado para andar por el camino de Dios para su redención a través del sacrificio de Jesucristo. A pesar de no haber nacido precisamente dentro de la familia espiritual de Dios, al hijo de Dios se le otorga el Espíritu Santo para que lo guíe por el camino de Dios. Su inspiración es Jesucristo siguiendo Sus enseñanzas. A la vez son un componente espiritual del cuerpo de Cristo, son la Iglesia de Cristo en la tierra, y quienes esperan Su regreso. Desde el puto de vista analógico; son como bebés en el vientre, ya engendrados por el padre pero sin haber nacido.

Al reconocer que somos pecadores y cambiamos el rumbo de nuestra vida hacía Dios, de corazón; a ese hecho lo conocemos como el arrepentimiento. Si aceptamos el sacrificio de Cristo para pagar eternamente nuestra deuda del pecado; eso es estar bautizado con demostración de fe en Su poder para salvarnos. En ese momento recibimos el Espíritu Santo, quien le da un vuelco total a nuestra mente para poder discernir la verdad espiritual, así como lo bueno y lo malo. Ahí obtenemos la conversión, el cambio de manera de vivir.

La Biblia nos explica que todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, son hijos de Dios. El mismo Espíritu Santo testifica a nuestro espíritu que somos hijos de Dios. Cuando nos convertimos, pasamos a ser hijos de Dios reconocibles por la palabra así como por sus obras.

Ser hijo de Dios es una manera de vivir para ser reconocidos por Dios y por nuestros difamadores, pues es una conducta contraria al raciocinio y valores humanos. La Palabra de Dios dice que esa es la esencia del hijo de Dios, pero contrario a eso; son los hijos del diablo. Los que hacen el mal, no hacen justicia ni aman a su hermano, esa actitud no es de Dios, es enemigo de Él.

¿Qué es el Libre Albedrío? Dos caminos; las Bendiciones o las Maldiciones

Versículos del buen hijo de Dios

Como de costumbre, Fuego Viral te comparte la Palabra de Dios para que adoptes la actitud del Padre Celestial, para que te conviertas en un buen hijo de Dios;

«Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, estos son hijos de Dios». Aquellos que tienen una vida guiada por Su Espíritu, son hijos de Dios». Romanos 8:14

«Yo seré padre para él y él será hijo para mí. Cuando cometa iniquidad, lo corregiré con vara de hombres y con azotes de hijos de hombres,». 2 Samuel 7:14

«Antes bien, amad a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad no esperando nada a cambio, y vuestra recompensa será grande, y seréis hijos del Altísimo; porque El es bondadoso para con los ingratos y perversos». Lucas 6:35

«Pero no es que la palabra de Dios haya fallado. Porque no todos los {descendientes} de Israel son Israel; ni son todos hijos por ser descendientes de Abraham, sino que POR ISAAC SERA LLAMADA TU DESCENDENCIA. Esto es, no son los hijos de la carne los que son hijos de Dios, sino que los hijos de la promesa son considerados como descendientes». Romanos 9:6-8

«No estéis unidos en yugo desigual con los incrédulos, pues ¿qué asociación tienen la justicia y la iniquidad? ¿O qué comunión la luz con las tinieblas? ¿qué armonía tiene Cristo con Belial? ¿ qué tiene en común un creyente con un incrédulo? ¿O qué acuerdo tiene el templo de Dios con los ídolos? Porque nosotros somos el templo del Dios vivo, como Dios dijo: HABITARE EN ELLOS, Y ANDARE ENTRE ELLOS; Y SERE SU DIOS, Y ELLOS SERAN MI PUEBLO. Por tanto, SALID DE EN MEDIO DE ELLOS Y APARTAOS, dice el Señor; Y NO TOQUEIS LO INMUNDO, y yo os recibiré. Y yo seré para vosotros padre, y vosotros seréis para mí hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso». 2 Corintios 6:14-18