Populares versículos para sentir que Dios te habla y te Bendice

Leer la Biblia es una excelente costumbre como buen Cristiano. A través de la Palabra de Dios podemos sentir Su voz que nos habla y nos Bendice. Y no sólo es leer las Sagradas Escrituras, es cumplirlas. Es orar con ella para hablar con Dios y recibir Sus consejos.

La Palabra de Dios te bendice y te edifica siempre que la lees, sin embargo el valor de la Biblia no está en solo leerla, sino obedecerla y conocerla. Definitivamente una belleza de libro.

La lectura de la Biblia nos Bendice y nos hace más sabios; nos enseña como vencer las tentaciones que enfrentamos todos los días; a luchar con el acecho del maligno, nos regala paz y además es la excelente guía para nuestra vida; nos ayuda a  relacionarnos con Dios; nos enseña historia y nos hace mejores Cristianos.

La recompensa de leer la Biblia regularmente, es que con el tiempo te encontrarás que la haz leído en su totalidad, recibiendo así su Bendición y a la vez obtienes el conocimiento de Dios y lo que quiere hacer en tu vida. Ese conocimiento es como aprender el abecedario. Si no te  aprendes las letras del abecedario, será imposible escribir o leer.

Como buenos Cristianos debemos leer a Biblia, pues en ella está el mensaje de Dios para nosotros. De ahí su importancia de estudiarla, practicarla, cumplirla y compartirla. De ese modo tendremos una excelente y estrecha relación con Dios y nos da el entendimiento de tratar bien a los demás.

¿Qué hago para que Dios me recompense? Te bañarán de Bendiciones estas conductas

La palabra de Dios te Bendice

El equipo de Fuego Viral ya está acostumbrado a compartir lo mejor de la Biblia, sus enseñanzas. Al momento de leer la Biblia nos encontramos con la Palabra de Dios que te Bendice. Esas Palabras sabias, que además de Bendecirte, te edifican. A continuación te voy compartir unos versículos, entre los más populares, para que entiendas el propósito de Dios en tu vida; 

«Pero ahora, así dice el Señor, el que te creó, Jacob, el que te formó, Israel: «No temas, que yo te he redimido; te he llamado por tu nombre; tú eres mío. Cuando cruces las aguas, yo estaré contigo; cuando cruces los ríos,
no te cubrirán sus aguas; cuando camines por el fuego,
no te quemarás ni te abrasarán las llamas». Isaías 43:1-2

«Bendito el hombre que confía en el Señor y pone su confianza en él. Será como un árbol plantado junto al agua,
que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme que llegue el calor, y sus hojas están siempre verdes.
En época de sequía no se angustia, y nunca deja de dar fruto». Jeremías 17:7-8

«El Señor está cerca de los quebrantados de corazón,
y salva a los de espíritu abatido». Salmo 34:18

«Porque solo un instante dura su enojo, pero toda una vida su bondad. Si por la noche hay llanto, por la mañana habrá gritos de alegría». Salmo 30:5

«El Señor te bendiga y te guarde; el Señor te mire con agrado y te extienda su amor; el Señor te muestre su favor
y te conceda la paz». Números 6:24-26 

«Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza». Jeremías 29:11