¿Por qué Dios me pone las pruebas? Un propósito Divino

Llevar una vida cristiana no nos hace exento a las pruebas de la vida. Ciertamente Dios es bueno y amoroso, pero ¿Por qué permite que pasemos por situaciones tales como la muerte de un niño, enfermedades y daños a nosotros mismos y nuestros seres queridos, dificultades financieras, preocupación y temor? Pensamos entonces que si de verdad nos amara, apartaría todas esas situaciones de nosotros, el plan de Dios debería ser que nuestra vida sea alegre, fácil y cómodo. Pero lamentablemente No es así.

«Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados». Romanos 8:28

Aquí la Biblia nos aclara que Dios ama a aquellos que son Sus hijos, y por todo lo que pasen será para su bien. Entonces podemos entender que las pruebas de la vida son el plan de Dios y por eso las permite en nuestra vida; porque son parte de todas las cosas que nos ayudan a bien. Por lo tanto, para el qué de verdad cree en Cristo, todas las pruebas deben tener un propósito divino.

El principal anhelo de un cristiano es ser cada vez más parecido a Cristo, y ese también es el plan de Dios, Su anhelo, Su propósito final, así como en todas las cosas. Es por eso que Dios diseña las pruebas; para permitirnos alcanzar esa meta. Esto forma parte de la transformación, pues cuando estamos apartados para los propósitos de Dios y equipados para vivir, es para Su gloria. La Biblia nos explica cómo las pruebas logran este cometido;

“En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo”. 1 Pedro 1:6-7

El Apóstol Pedro nos explica que la fe del verdadero creyente se va a reforzar por medio de las pruebas que se nos presenten, y de esa manera poder descansar en el conocimiento de que es real y va a durar para siempre.

Descubre la VOLUNTAD de DIOS para tú vida

Por otro lado; el Apóstol Pablo nos dice que las pruebas desarrollan el carácter piadoso; y eso nos permite gloriarnos en cada una, pues sabemos que ellas producen paciencia; y la paciencia, prueba; la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el inmenso amor y el plan de Dios nos dio el Espíritu Santo el cual bañó nuestro corazón. La Biblia nos muestra que Jesucristo es el ejemplo ideal cuando Pablo dice que;

«Más Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. Romanos 5:8

Como vimos, la Biblia revela los aspectos del propósito Divino; tanto para las pruebas de Jesucristo como por las nuestras. Cuando perseveramos; se comprueba nuestra fe. La Biblia también enseña que todo se puede cuando Creemos en Cristo, pues Él fortalece el corazón de cada uno de nosotros. 

Pero esto no significa que vamos a poner excusas por nuestras “pruebas» si son el resultado de nuestra propia maldad. Dios nos advierte que no padezcamos como homicida, o ladrón, o malhechor, o por entremeterse en lo ajeno. Ciertamente Dios va a perdonar nuestros pecados porque Su hijo Jesús pagó en la cruz el castigo eterno para ellos. Sin embargo, estamos destinados a sufrir en esta vida las secuelas que por naturaleza han dejado nuestros pecados y malas decisiones. Y dentro de los propósitos de Dios, también están esos sufrimientos, porque con ellos nos moldea y nos forma para ese fin, y nuestro bienestar eterno y supremo.

«Así que, ninguno de vosotros padezca como homicida, o ladrón, o malhechor, o por entremeterse en lo ajeno;». 1 Pedro 4:15

«Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman». Santiago 1:12