¿Por qué Salomé pidió la cabeza de Juan Bautista a Herodes?

¿Por qué Salomé pidió la cabeza de Juan Bautista a Herodes? Salomé fue una princesa Idumea, nacida en el Siglo I, alrededor del año 18, era hija de Herodes Filipo I y Herodias e hijastra de Herodes Antipas; relacionado con la muerte de Juan Bautista, y a quien le pidió su cabeza.

En el Evangelio de Mateo, Marcos y Lucas; hablan de Herodes Antipas y su matrimonio con Heredías, y del cual Juan Bautista hizo algún comentario de que reprobaba el matrimonio. Heredías, hija de su medio hermano Aristóbulo, la cual antes había estado casada con su otro medio hermano Herodes Filipo II, por lo cual ese casamiento era ilegal ante la Ley Judia.

Cuando Herodes Antipas se entera de la opinión de Juan Bautista, envió unos soldados a buscarlo para después encerrarlo en un calabozo. Antipas no lo hizo por temor a las protestas del pueblo. Según sigue relatando Mateo en su Evanglio, habla de que el día del cumpleaños de Herodes, y a pesar de que se encontraban en medio de una fiesta con los principales de Galila, Salomé realizó una danza para él, para alegrarle el cumpleaños, esa danza agradó tanto al rey que este le permitió, bajo juramento, que le pidiese como regalo lo que quisiera. Para esos días Salomé tenia alrededor de 11 o 12 años.

Herodías, la madre de Salomé todavía no olvidaba lo que Juan Bautista habló de su matrimonio; así que aprovechó esa oportunidad para vengarse, y le dice a Salomé que pida la cabeza de Juan el Bautista en una bandeja de plata. Cumpliendo su palabra, Herodes Antipas lo mandó a decapitar, seleccionó a un guardia para que se encargara de entregarle la cabeza a Salomé como la había pedido, que a su vez la entregó a su madre. Mateo; 14:1-12, Marcos; 6:14-29 y Lucas; 9:7-9.

La vida de Salomé después de la festín

Luego de unos años, se dice que por el año 39d.C, Salomé se casó con el tetrarca de Iturea, Filipo, después con su primo Herodes, rey a la sazón de Cálcide, del que tuvo tres hijos, y luego con Aristóbulo, un nieto de Herodes I, «El Grande». La imagen de Salomé junto con la de Aristóbulo figura en una moneda (colección de Waddington).

La leyenda, recogida por Nicóforo Calixto, señala que cerca del año 62 d.C Salomé murió durante un viaje, decapitada por los témpanos de un río helado (algunos autores lo identifican con el río Segre.