Prédica del Pastor Luis Cruz sobre la Guerra Espiritual

La Palabra de Dios dada en la Biblia nos deja claro que como Cristianos estamos en constante guerra espiritual, en constante acecho de espíritus enemigos. La Biblia dice que nuestra lucha no es contra sangre ni contra carne, sino una guerra espiritual. Sin embargo para lucharen la batalla es necesario conocer al enemigo, al conocer con quien estamos batallando, entonces vamos a poder tener más herramientas para vencer.

«Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales». Efesios 6:12

Entre los espíritus enemigos están el espíritu de pobreza, hay un espíritu de pobreza en la mente de muchas personas y muchas de ellas son Cristianos y ese espíritu no los deja crecer. También existe el espíritu de fariseo, que es la hipocresía y de religiosidad que a la vez está presente también en muchos Cristianos. Encontramos por otra parte los tibios, el espíritu tibio abunda en los corazones de muchas personas y en las iglesias. La Biblia dice que es mejor estar frio o caliente, pero aquellos que estén tibios los vomitaré. En ese grupo están los que en la iglesia aparentan una cosa y afuera se comportan de otra, dejando mucho que pensar. Entonces con la Palabra de Dios vamos a derrotar a esos espíritus enemigos con la guerra espiritual.

Citas de la Biblia para hacer frente al ataque del maligno

Los espíritus enemigos los conforman los de Jetzabel; un espíritu que viene de las tinieblas y en las tinieblas es muy poderoso, pero sin duda alguna no más que el Señor nuestro Dios todopoderoso y eterno. Y por último está el espíritu de Absalom que es el que satanás usa para persuadir, confundir, separar y de apartar esa es la intención de satanás; dividir a los Cristianos, de disuadirlos para que se decepcionen de la iglesia para destruirla usando mentiras y entren en desobediencia y rebelión. La Biblia no dice;

«También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos». 2 Timoteo 3:1-2

La Biblia nos dice que el Señor es un Dios de orden; y los verdaderos hijos de Dios no viven en desorden; ni se dejan confundir, ni tampoco permiten que una pequeña guerra espiritual los venza, ni los mueva de su fe en Cristo. Los que vivimos bajo el orden de Dios; no nos dejamos vencer por el enemigo en la guerra espiritual; porque no somos desleales, porque estamos parados sobre la Roca y ninguna mentira satánica nos va a mover de donde nuestro Padre Celestial nos ha puesto.

«Porque el Señor nuestro Dios de Israel ha dicho que Él aborrece al traicionero, y al que cubre de iniquidad su vestido, dijo el Señor de los ejércitos. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales». Malaquias 2:16

La Biblia nos dice en Malaquias que Dios no tiene hijos desleales. Y la Biblia nos enseña que el rey David no se autoproclamó, fue Dios quien lo escogió como rey, David no buscó serlo, eso demuestra que David era fiel, contrario a un traicionero a un desleal, nunca buscó ser el protagonista, generalmente los desleales buscan ser el centro de atención, siempre andan buscando figurar.

No nos dejemos distraer por Satanás, no nos dejemos llenar por el espíritu Absalom, no seamos hipócritas ni desleales a Dios. Usemos las herramientas que nos dan las Sagradas Escrituras para ganar la guerra al enemigo. Puedes ver el vídeo en Youtube con este link; https://youtu.be/Efd4sblie7o