Así que todo lo que necesitamos para ir por el camino de la obediencia lo encontramos y lo recibimos en Cristo Jesús, entonces no hay excusa. Procuremos, pues, ¡ser obedientes en todo!.