¿Qué dice la biblia acerca de los esposos que agreden a sus esposas o viceversa?

La Biblia nos dice que Dios no permite el divorcio, en las Escrituras, el matrimonio es un pacto, destinado a encarnar una señal de la unión entre Cristo y su iglesia; sin embargo, Jesús habló muy enérgicamente contra el divorcio, e incluso enmarcó la ley de Moisés que permitía el divorcio como una concesión temporal a la dureza de corazón, no como el plan de Dios para el matrimonio (Mateo 5:31–32; Marcos 10:2–12; Lucas 16:18).

 Pero ¿Qué dice la biblia acerca del divorcio por maltratos de una de las partes del matrimonio? El abuso de un hijo o de un cónyuge es exactamente lo que Dios condena en muchas partes de la biblia; Aprovechar el poder para herir a los vulnerables es algo que definitivamente no está bien ante los ojos de Dios. (Salmos 9:18, Isaías 3:14-15, Ezequiel 18:12, Amos 2:7, Marcos 9:42).

Por eso, de algún modo se podría interpretar que la persona maltratada no está obligada a permanecer con alguien que le hace daño; si bien se puede buscar en Dios la restauración del matrimonio y del corazón del agresor, esto no garantiza que la persona vaya a cambiar, pues posiblemente no lo quiera, Dios todo lo puede, pero ambas partes deben estar dispuestas a cambiar; de lo contrario, la persona afectada no debería quedarse y seguir soportando maltratos, Dios conoce su corazón y sabe las razones por las cuales decidió divorciarse.