¿Qué es el día del Señor? Los sucesos del fin de los tiempos

«El día del Señor” comúnmente indica los sucesos que van a  acontecer en el final de los días. Y en otras ocasiones está asociada con la frase «en aquel día». Ambas frases denotan determinado tiempo de intervención personal de Dios en algún momento de la historia de la humanidad, de manera directa o indirecta para aplicar alguno de Sus planes. 

«Y a causa de la abundancia de leche que darán, comerá mantequilla; ciertamente mantequilla y miel comerá el que quede en medio de la tierra. Acontecerá también en aquel tiempo, que el lugar donde había mil vides que valían mil siclos de plata, será para espinos y cardos». Isaías 7:22-23

«Entonces acontecerá que aquel día silbará Jehová a la mosca que está en el fin de los ríos de Egipto, y a la abeja que está en la tierra de Asiria;» Isaías 7:18

Muchas personas asocian «el día del Señor» con un lapso de tiempo en donde se cumplirá la voluntad y el propósito que tiene Dios para Su mundo y para la humanidad. Este trecho histórico es cuando Cristo va a ser el rey del mundo entero, para luego limpiar el cielo y la tierra de manera que queden ya listos para Su gobierno eterno. Por otro lado están quienes dicen que el día del Señor será un acontecimiento instantáneo, cuando esté de regreso Jesucristo en la tierra a redimir a Sus fieles creyentes y a enviar a los incrédulos a la eterna condenación.

¿Qué es la Gran Tribulación? La Palabra de Dios lo explica

A pesar de esas creencias, tenemos la verdadera que es la palabra de Dios dada a los escritores de la Biblia. Tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo, aparece la frase «el día del Señor», además del libro de Apocalipsis. En los pasajes del Antiguo Testamento que hablan del día del Señor, generalmente destellan un sentido de inminencia, cercanía y expectación. Esto porque está relacionado a menudo con hechos proféticos cercanos como también lejanos, en ese sentido los pasajes del Antiguo Testamento cuando mencionan «el día del Señor» especifican juicios históricos cumplidos de cierta forma. Y al mismo tiempo otros pasajes hacen referencia a veredictos sagrados que Dios hará en el final de los tiempos.

«Porque el día del Señor de los ejércitos vendrá sobre todo soberbio y altivo, sobre todo enaltecido, y será abatido;» Isaías 2:12

«No habéis subido a las brechas, ni habéis edificado un muro alrededor de la casa de Israel, para que resista firme en la batalla en el día del Señor». Ezequiel 13:5

Por su parte el Nuevo Testamento, en el libro de Apocalipsis; lo cataloga como la gran «ira de Dios», un día de «inspección» y en otro pasaje “el gran día del Dios Todopoderoso”. Juan hace referencia que será un cumplimiento a futuro de la ira de Dios; y es al momento que Dios derrame Su ira sobre el Israel y el mundo incrédulo.

«Pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso». Apocalipsis 16:14

A parte de que será un tiempo de juicio, también será de salvación, porque así Dios lo promete; “todo Israel será salvo”, pues salvará al remanente, y perdonará los pecados restaurando a Su pueblo escogido para la tierra que Dios prometió.

Y como resultado final del día del Señor todo el orgullo del hombre será derrumbado para exaltar al Señor. Todo eso abrirá las puertas al gran poder de Dios que castigará al maligno y de ese modo cumplir con todas Sus promesas.  Las Sagradas Escrituras en la Biblia señalan que “el día del Señor” llegará de sorpresa, como ladrón en la noche. Por lo tanto, como buenos cristianos debemos estar preparados para el regreso de Jesucristo a la tierra de un momento a otro.