¿Qué es el huerto de Getsemaní? Donde entregan a Jesús

El huerto de Getsemaní era un sitio favorito de Jesús para reunirse con Sus discípulos mayormente para orar. Su nombre significa literalmente «prensa de aceite», y es un jardín situado en una ladera del monte de los Olivos, al otro lado del valle de Cedrón de Jerusalén. Una siembra o huerto de olivos antiquísimo está allí hasta este día.

«Y también el que le entregaba, conocía aquel lugar, porque muchas veces Jesús se había reunido allí con sus discípulos». Juan 18:2

A pesar que Jesús visitaba con frecuencia el huerto de Getsemaní, los sucesos más famosos ocurrieron durante la noche antes de Su crucifixión, el momento que entregan y traicionan a Jesús. La Biblia nos muestra los hechos en los Evanelios de Juan; 18:1-11, Marcos; 14:32-52  Lucas; 22:39-53 y Mateo; 26:36-56. Cada uno con su estilo, pero al leerlos todos; encontramos un relato exacto por lo que pasó Jesús esa noche tan memorable.

Esa noche a temprana hora, luego de celebrar la pascua; Jesús y Sus discípulos, decidieron ir al huerto de Getsemaní, donde en cierto instante Jesús apartó del resto con tres de ellos, Pedro, Santiago y Juan. Ya reunidos los 4, Jesús les pide que velen y oren con Él para que no entren en tentación; Mateo 26:41, pese al ruego de Jesús, se quedaron dormidos sin orar.

Jesús tuvo que despertarlos dos veces para que se acordaran que debían orar para no caer en tentación. Los resultados de no orar fueron especialmente conmovedores; Pedro efectivamente cayó en tentación y esa misma noche, negó tres veces a Jesús diciendo que no lo conocía. Esa noche, todavía en Getsemaní, Jesús se aparta un poco lejos de los tres discípulos para orar, y pedirle al Padre, dos veces lo hizo, que quitara la copa de la ira que le tocaba beber, aún así, se sometió a la voluntad del Padre.

«Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo». Mateo 26:38

 «Y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle». Lucas 22:43

Cuando Jesús terminó de orar, aparece Judas Iscariote, el traidor, y llega acompañado por muchos soldados, sumos sacerdotes, fariseos y siervos para capturar a Jesús. Como no sabían cual era Jesús, Judas le da un beso para identificarlo, así se habían puesto de acuerdo anteriormente. Por su parte, Pedro; desenvainó su espada y trató de proteger a Jesús y atacó a uno de los hombres, llamado Malco, el siervo del sumo sacerdote, y a quien le quitó la oreja. Jesús al ver eso, regañó a Pedro y tocando la oreja del hombre, la sanó milagrosamente.

¿Cuanto tuvo que sufrir Jesús para salvar a la humanidad?

Nos asombra como la multitud de personas que presenciaron ese increíble milagro de sanidad, no tuvo ningún efecto sobre ellos. Al igual que tampoco se conmovieron de ver Su impresionante despliegue de poder;

«Le respondieron: A Jesús nazareno. Jesús les dijo: Yo soy. Y estaba también con ellos Judas, el que le entregaba. Cuando les dijo: Yo soy, retrocedieron, y cayeron a tierra». Juan 18:5-6

Juan demuestra aquí la majestad del aspecto de Jesús, y el poder de Sus palabras, o ambos, y los soldados quedaron como muertos y cayeron a tierra. Pero igual no se conmovieron, y lo arrestaron para llevarlo a Poncio Pilato, mientras que los discípulos se esparcieron por temor de sus vidas.

Oremos como Jesús lo hacía al Padre, así Dios envía un ángel para que nos consuele y nos ayude a pasar algún trago amargo por el que estemos luchando y necesitamos ayuda para solucionarlo.