¿Qué es el temor de Dios? Vivir agradecidos con Dios

Para una persona no creyente, el temor de Dios es temer la llegada del juicio de Dios y a la muerte eterna, la misma que nos separa eternamente de Dios. En cambio para un creyente, el temor de Dios es totalmente distinto. El temor del creyente es venerar a Dios. Tal como nos explica la Biblia;

“Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia; porque nuestro Dios es fuego consumidor”. Hebreos 12:28-29

Este versículo de la Biblia de reverencia y admiración explica con exactitud lo que significa el temor de Dios para los cristianos. Esta es la causa principal de motivación de los cristianos para rendirnos a nuestro Creador.

La Biblia nos dice que la base de la sabiduría es el temor de Dios. Hasta que entendamos quien es Dios, y desarrollemos un temor venerable hacia Él, no podremos alcanzar la verdadera sabiduría. La verdadera sabiduría sólo llega de entender quién es Dios y que Él es santo, justo y soberano.

“Ahora, pues, Israel, ¿qué pide al SEÑOR tu Dios de ti, sino que temas al SEÑOR tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma;». Deuteronomio 10:12

“A Dios temerás, a Él solo servirás, a Él seguirás, y por su nombre jurarás. Él es el objeto de tu alabanza, y Él es tu Dios, que ha hecho contigo estas cosas grandes y terribles que tus ojos han visto”. Deuteronomio 10:20-21

El temor de Dios es la base para ser un buen Cristiano y andar en Sus caminos; servirle y amarlo. Además de todo esto, hay otras personas que dicen que el temor de Dios es sólo respetarlo, obviamente va de la mano con el temor de Dios, pero va mucho más allá.

El temor de Dios no es sólo respetarlo, para un creyente es entender que Dios detesta el pecado y el juicio que resulta de eso; aún en la vida de un creyente. Es seguir la disciplina de Dios sin desmayar cuando nos reprende por Él. La disciplina de Dios está hecha con amor, aun así es algo que debemos temer. Así como hijos, el temor a la disciplina de nuestros padres, sin duda alguna, nos evita de malas acciones. Entonces lo mismo debe ser cierto en nuestra relación con Dios. Debemos temer Su disciplina y buscar vivir de manera que agrademos a Dios.

Alentadores versículos de la Biblia sobre la protección de Dios

Tampoco se trata de tener miedo a Dios, no hay razón para tenerlo. Pues Dios nos promete que nada podrá separarnos de Su inmenso amor. Debemos venerar a Dios de tal manera que recaiga sobre nuestra forma de vida Su reverencia.

«Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro». Romanos 8:38-39