¿Qué es la inspiradora Fe en Cristo? Lo que puede hacer en nosotros

La fe en Cristo significa confiar plenamente en Él que todo lo puede y nos ama, de tal manera que podamos obedecer su ley. Al liberar toda nuestra fe en Cristo, nos transformamos en Sus discípulos obedientes, y a la vez nuestro Padre Celestial podrá perdonar nuestros pecados y nos prepararnos para regresar junto a Él. Abraham «creyó en esperanza contra esperanza» Romanos 4, 18.  Pues había perdido toda esperanza humana, pero en el huracán de esta desesperanza creyó fielmente en Dios, con una esperanza ferviente y se regocijó como si ya había recibido Isaac.

Para la esperanza no hay ningún uso, ni para la Fe cuando algo, humanamente hablando parece ser brillante y esperanzador; «Porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo?» Romanos 8, 24.

Entonces; en el mismo instante que nuestro raciocinio humano tropieza con un muro, grueso e impenetrable a las dificultades y donde vemos todo rudo y en tinieblas, allí nuestra Fe en Cristo lo derriba y entra la luz.

Muy a menudo las personas se quebrantan ante cualquier adversidad, se desilusionan, pierden toda esperanza y aliento, y en este espíritu piensan y hablan, convirtiéndose en una carga tanto para sí mismos como para el projimo.

Espíritu de la Fe en Cristo

La Biblia nos muestra que varios personajes tenían el espíritu de la Fe en Cristo, el más destacado es Pablo, y en base a ese Espíritu hablaban palabras de edificación, aliento y consuelo. Al momento que Pablo lo detuvieron en Roma, en todo momento exhortó a los filipenses a siempre regocijarse en el Señor.

Cuanto más nos mantengamos activos al servicio de Dios, el demonio a la vez no descansa en ver como debilitarnos y llevar a cabo las obras del Señor alegres. Así el día de adversidad se revela y tiñe de negro toda esperanza. Ahora; la esperanza que resplandece a través de una fe ferviente, no se puede oscurecer ni con la tiniebla más grande. La fe en Cristo considera el día de adversidad como un día de gran triunfo, porque viene a ser un día de salvación.

A medida que la fe en Cristo no represente un pilar en nuestra vida, nuestros sentimientos intranquilos nos llevarán por un sendero de engaños y ansiedad. Quizás habrán circunstancias muy brillantes, pero de la nada se tornan oscuras de nuevo. Pero si nos sumergimos en el desánimo y desaliento, ahí entra en acción el enemigo ganando la contienda. El Apóstol Pablo y el Rey Salomón nos explican;

«porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio».  2 Timoteo 1, 7.

«El corazón alegre constituye buen remedio; mas el espíritu triste seca los huesos». Proverbios 17, 22.

Entonces es donde entra el razonamiento humano y dice: «..Es imposible..!!  Pero al contrario; la fe en Cristo dice: «…Es posible…!! Pues Dios todo lo puede y nos ama. Su nombre es maravilloso y brillante, y lo que hace es increíble. Isaías dijo;

«Aunque una madre puede olvidar a su propio hijo, Él no nos olvida». Isaías 49, 15.

Si no tenemos fe en Cristo, es imposible agradar a Dios, porque a parte de agradarle, nos convertimos en su íntimo amigo y confidente, respondiendo así las oraciones y que recibe ayuda en el día de la necesidad. Si se demora en responder, a la solicitud que queremos que Dios actúe de inmediato, debemos encontrar el reposo en el reconcomiendo que Él es perfecto en sabiduría, bondad y amor, y que nuestro Padre Celestial actúa en el momento oportuno para nuestro beneficio eterno y el de nuestros hijos o bien en cualquier situación.

¿Qué debo hacer para seguir a Cristo? Conforme a su Palabra

La pereza y la indiferencia son las principales enemigas de la fe. Entonces combate contra todo por medio de la fe. Dios nos responde según el anhelo del corazón. Así mismo si tenemos fe en Cristo, podremos probar la gloría de Dios.  

Comparte tu experiencia con la inspiradora fe en Cristo…¿La lograste?…