¿Qué hago para que Dios me recompense? Te bañarán de Bendiciones estas conductas

Una conducta de ferviente fe en Cristo y aceptarlo hará que Dios te recompense. Ser un buen Cristiano significa seguir el mismo camino que Jesucristo siguió, y cuando tomas esa conducta, conviertes a Dios en el dueño de tu vida, y de todo lo que haces y tienes. Al dejar que Cristo te llene de su amor, tu vida cambia y Dios seguro te recompense con lluvia de Bendiciones.

«El Espíritu de Dios nos hace amar a los demás, estar siempre alegres y vivir en paz con todos. Nos hace ser pacientes y amables, y tratar bien a los demás, tener confianza en Dios, ser humildes, y saber controlar nuestros malos deseos. No hay ley que esté sobre todo esto». Gálatas 5:22-23

Conductas que harán que Dios te recompense

-AMOR; es lo principal que manda Dios para que te recompense, si quieres ser un buen Cristiano es esencial amar a tu prójimo. Todo Dios es amor, así la Biblia nos enseña que amemos a otros de la misma manera en que lo hacemos con nosotros mismos. Entonces ama a Dios y Su palabra te ayudará a amar a otros.

«Ama a tu Dios con todo lo que piensas, con todo lo que eres y con todo lo que vales», «una vez que cumples esa parte, amar a los demás es un simple reflejo de lo que ya llevas dentro: Cada uno debe amar a su prójimo, como se ama a sí mismo». Marcos 12:30-31 

-ALEGRÍA; esta es otra conducta que debes llevar a todos lados para que Dios te recompense con Bendiciones. No solo sonreír, como buen Cristiano reconocemos que no somos del mundo, que todo lo terrenal pasará, así nos enseña Jesús en Su palabra. Siempre que tengamos aflicción, problema, tristeza, o preocupación no se compara con la eternidad que nos espera. La Biblia nos enseña a concentrarnos en lo eternal; si piensas que Dios nos espera para estar eternamente con Él en el cielo, es un magnífico motivo para estar alegres, ya Cristo nos siembra la alegría en nuestro corazón.

«Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra». Colosenses 3:2

«Estén siempre llenos de alegría en el Señor. Lo repito, ¡alégrense!». Filipenses 4:4

-PACIENCIA; a Dios le agrada esta conducta, si la sigues seguro el Señor te recompense. Un buen Cristiano demuestra su ferviente fe con la paciencia, confianza, esperanza, amor e inteligencia; Proverbios 14:29. Si no eres paciente, te puedes perder las más grandes Bendiciones que Dios tiene para tu vida.

«El Señor no tarda en cumplir su promesa, según entienden algunos la tardanza. Más bien, él tiene paciencia con ustedes, porque no quiere que nadie perezca, sino que todos se arrepientan». 2 Pedro 3:9

-PAZ; la conducta de un buen Cristiano no es estar libre de dificultades, pero sí sobrellevarlos con Paz y fe en Cristo que te ayudarán a romper las barreras cuando te suceden estas cosas. La Biblia nos muestra la palabra de Dios que dice que tengamos paz en el Señor, la paz de Dios es eterna, no es ni la sombra de la»paz» que el mundo da.

«Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo». Juan 16:33

Versículos gloriosos de la Biblia que Jesús dejó para transformarnos

-FE; a Dios le agrada que tengamos confianza en Él, es una conducta que recompense, no importa por los momentos difíciles que pases, así nos enseña la Biblia;

«Confiar en Dios es estar totalmente seguro de que uno va a recibir lo que espera. Es estar convencido de que algo existe, aun cuando no se pueda ver». Hebreos 11:1

Si quieres que Dios te recompense, báñate de fe, en espíritu y verdad, pues al hacerlo le estás demostrando que eres le fiel. Al colocar a Dios por encima de todo las cosas en tu vida, le demuestras tu fidelidad, y esa conducta hace que todo surja excelentemente y con miles de Bendiciones                                                                                                                                                             Vive al máximo pensando en las cosas que Dios como buen Padre nos tiene guardado para nuestra felicidad, sigue a Cristo , cree fervientemente que nuestro Padre eterno todo lo puede, y si quieres que te recompense; haz todo de corazón, siempre enfocado en Cristo, Él todo lo hizo con amor, y el Padre lo recompensó.