¿Qué significa que Dios me Provee? La recompensa Divina

Dios es un excelente padre y por eso nunca nos dará lo que Él sabe que nos podrías hacer daño. La intención de Dios es ayudarnos a desenvolver una imagen como la de Jesucristo, de manera que lleguemos a ser sal y luz en el mundo. Dios no quiere que lo veamos solo como una fuente celestial de posesiones materiales, el adquirir cosas no es el objetivo esencial de esta vida. La Biblia nos muestra cientos de versículos de cómo Dios nos provee.

«Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloría en Cristo Jesús». Filipenses 4:19

Como buen Cristiano debemos saber que Dios nos suplirá con Sus riquezas, y no estar buscando la prosperidad siempre en el dinero y lo peor que las poseiones lleguen milagrosamente. Revisemos más de cerca lo que Dios anhela proveer para nosotros. 

Dios es nuestro creador y Todopoderoso, por lo tanto reconoce cuales son nuestras necesidades y lo que queremos, porque Él sabe que donde esté nuestro tesoro, allí estará nuestro corazón. Dios nos enseña que no pertenecemos a este mundo; y que parte de lo que necesitamos; es cambiar nuestro enfoque respecto a la vida eterna, mientras que aún vivimos esta vida.

Nuestro Padre Celestial se empeña en nuestro bienestar, cuida de cada parte de nuestro ser; espíritu, alma y cuerpo. Los atributos de Dios son infinitos, así mismo son Sus bendiciones y de igual forma nos provee, y esa provisión va más allá de lo que podemos pedir o entender. Nuestra fe en Cristo nos da la certeza de Su bondad, de Su dirección y cuidado pastoral para hacer más por nosotros, de lo que jamás podríamos lograr por nuestros propios medios.

«Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros». Efesios 3:20

Dios nos provee del camino perfecto para estar en completa comunicación íntima, familiar y sobretodo en obediencia con Él, de esa manera entraremos en la calidad de vida que nos promete en la Biblia;

«Aquellos cuyo pastor es el Señor, pueden decir, «nada me falta». Salmo 23:1

¿Cómo se si estoy bajo la Gracia de Dios? Sus Bendiciones

Jesús nos enseñó en la oración del Padre Nuestro a pedir la provisión. Y a medida que aumentamos la oración «Danos hoy el pan de cada día» nuestra dependencia en Dios se afirma cada ve más. Jesús nos dice que no nos preocupemos por la comida o por el vestido. Nuestro Padre Celestial sabe perfectamente cuales son nuestras necesidades. Dios anhela tener una relación de pacto con cada uno de nosotros, y eso el incluye el confiar en Él para suplir nuestras necesidades diarias y buscar primero el reino de Dios y Su justicia.

«No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis. Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy». Mateo 6:8-11