¿Qué son el Nuevo Cielo y la Nueva Tierra? La Promesa de Dios

En la Biblia hay una hermosa y esperanzadora alegoría: la de un cielo nuevo y una tierra nueva que vendrán y que son claramente, la expresión de un mundo feliz venidero, una suerte de utopía que podemos esperar, que debemos crear, y hacia la cual podemos transitar. Luego que termine el juicio final, los cielos y la tierra que tenemos hoy, van a ser devastados para ser sustituidos por cielos nuevos y una nueva tierra.

«Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento». Isaías 65:17

El hábitat eterno de los que tuvieron fe en Cristo será en la nueva tierra y bajo el nuevo cielo. Es en esa nueva tierra donde se fundará la Nueva Jerusalén, la ciudad celestial. Y es en esa nueva tierra donde existirán las puertas de perla y las calles de oro.

La nueva tierra; la Biblia nos indica que es un sitio físico en el cual viviremos con celestiales cuerpos glorificados. La opinión sobre que el cielo está “en las nubes” eso no aparece en la Biblia. Tampoco está en La Biblia que nuestro espíritu flotará alrededor del cielo, todo eso es anti-bíblico. Lo que si dice la Biblia es que el nuevo cielo que disfrutarán los fieles a Cristo, será perfecto. Y a la vez la nueva tierra se presentará limpio; sin pecado, sin maldad, sin enfermedad, sin sufrimiento y con vida eterna, Dios nos promete que viviremos eternamente, que veremos cumplir todos nuestros días.

«No habrá más allí niño que muera de pocos días, ni viejo que sus días no cumpla; porque el niño morirá de cien años, y el pecador de cien años será maldito». Isaías 65:20

La Palabra de Dios nos describe como será la nueva tierra comentando que no habrá iglesia, porque el SEÑOR será el templo de ella junto al cordero; Jesús. Los pueblos no necesitarán sol ni luna para alumbrar la nueva tierra, porque será la gloría de Dios quien la ilumine y el Cordero es su lumbrera. Y reinarán por los siglos de los siglos.  Esta nueva ciudad no incluirá templo, ni sol, ni luna. Su existencia será perfectamente segura y sin pecado.

¿Qué beneficios recibo por seguir a Cristo? Felicidad eterna

Los verdaderos Cristianos, los que permanecieron en Cristo hasta el final, recibirán una gran alegría. La alegría de Vivir eternamente en presencia de Dios y de los otros creyentes. Pues la tierra ya no será la misma, desaparecerá y con ella todo lo malo. Todos los creyentes disfrutarán de un jardín junto al pueblo de Dios en una ciudad perfecta con Él.

«No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos. Y No trabajarán en vano, ni darán a luz para maldición; porque son linaje de los benditos de Dios, y sus descendientes con ellos. Y antes que clamen, responderé yo; mientras aún hablan, yo habré oído.El lobo y el cordero serán apacentados juntos, y el león comerá paja como el buey; y el polvo será el alimento de la serpiente. No afligirán, ni harán mal en todo mi santo monte, dijo el SEÑOR tu Dios». Isaías 65:22-25