¿Quien era el Apóstol Santiago el Menor? La Columna de la iglesia.

¿Quien fue el Apóstol Santiago el Menor? La Columna de la iglesia. Santiago el Menor o Santiago, hijo de Alfeo. Era hijo de Cleofás o Alfeo y de María de Cleofás. Hermano de Judas Tadeo de otro José (Marcos 15-40). En latín eclesiástico se le denominaba Sanctus Iacobus, literalmente «San Jacobo», compuesto que devino en Sant Iaco y Sant Iague (o Yagüe) para culminar como Sant Iago.

¿Quienes fueron los 12 Discípulos que siguieron a Jesucristo?

Existen varías personas en el Nuevo Testamento con el nombre «Santiago». Santiago el Menor es mencionado en el mismo en unas cuatro ocasiones, donde se le hace alusión en conexión con su madre María (tradicionalmente identificada con María de Cleofás) y su hermano José, ​ siendo solo en Marcos 15-40, donde se le menciona como «el Menor».

La tradición siempre lo ha identificado con el «hermano del Señor» (M. c 6,3). Es mencionado por San Pablo en su carta a los Gálatas (Gal 1, 19). Se le identifica también con aquél Santiago a quien se le aparece el Señor resucitado (1 Cor 15, 7). Es el autor de la carta del Nuevo Testamento que lleva su nombre.

Santiago el Menor: la Columna de la Iglesia

Santiago el Menor gozaba de gran autoridad en Jerusalén, por esa razón Pablo le decía «La Columna de la Iglesia»,  prueba de lo cual es que San Pedro le manda anunciar su liberación (Hch 12, 17). Junto con Pedro, Pablo y Bernabé toma la palabra en el concilio de Jerusalén (Hch 15, 13-21). Fue el primer obispo de Jerusalén, con él queda a cargo la iglesia de dicha ciudad luego de la dispersión de los apóstoles por el mundo.

Como se le conoce como «hermano de Señor», es decir, pariente cercano, se le suele representar con rasgos parecidos a Cristo. Según algunos autores, se le parecía tanto que fue por eso que Judas tuvo que darle un beso al Señor para que sus captores lo reconocieran.

Martirizado y asesinado

La tradición dice que su muerte fue alrededor del año 62. Luego de que convirtiera a tanta gente al Cristianismo, el sumo sacerdote Anás II le ordenó renegar de Jesús, pero Santiago, que estaba en lo alto del templo, aprovechando la concurrencia se puso a predicar el Evangelio. Al escuchar esto los fariseos y escribas se llenaron de furor y uno de ellos lo empujó desde lo alto. Santiago no muere de golpe, sino que es apedreado mientras rogaba a Dios de rodillas por sus asesinos. Como tardaba en morir, es golpeado en la cabeza con una maza por un batanero.